Brasil financia con US$ 2.000 millones la compra de autos

Brasil dispondrá de 2.000 millones dólares para financiar la comercialización de automóviles, y garantizar así la actividad en las plantas automotrices.
El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, realizó ayer el anuncio. “Esos 4.000 millones de reales (2.000 millones dólares) son suficientes para que haya líneas de crédito en noviembre y diciembre, y de ese modo mantener las ventas en un nivel elevado”, precisó el funcionario. El 70% de los automóviles vendidos en Brasil se hace a través de planes de entre 24 y 60 cuotas mensuales. “No vamos a permitir que la gente pobre deje de comprar su auto”, dijo recientemente el presidente Luiz Lula da Silva. Como consecuencia de la crisis financiera mundial, los bancos redujeron los plazos y aumentaron las tasas de interés, lo que redundó en una caída de ventas de 13% en octubre.
“Nos reunimos con Anfavea (Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos y Automóviles) y otros representantes del sector y decidimos liberar dinero, principalmente a través del Banco do Brasil (estatal)”, precisó Mantega. Los créditos serán tanto para autos nuevos como usados.

Baja mundial

La venta de vehículos en Gran Bretaña registró en octubre pasado el índice más bajo de los últimos 17 años, en tanto que Toyota previsionó un 68% por ciento menos de ganancias respecto de los beneficios obtenidos en 2007.
La Sociedad de Manufactura Automotriz y Concesionarios (SMMT) británica, reportó una caída de 23 por ciento en las ventas en comparación con igual mes de 2007. La tendencia se debe, según el SMMT, a la profundización de la crisis financiera y crediticia que se registra a nivel global. Paul Everitt, director ejecutivo del SMMT, declaró que octubre ha sido “otro mes difícil” para la industria automotriz de Gran Bretaña.
También la automotriz japonesa Toyota informó que se vio obligada a revisar fuertemente a la baja sus previsiones para el ejercicio fiscal 2008/2009, que termina el 31 de marzo, por la débil demanda de automóviles en Estados Unidos como consecuencia de la crisis global y la fortaleza del yen.

Artículos destacados