Bolivia competirá en el mercado de bebidas con la Coca Colla

Revuelo mundial causó la difusión, por cadenas de internacionales de TV , de la decisión del gobierno de Bolivia del lanzamiento a prueba de una bebida energizante a base de hoja de coca.

La Coca Colla pretende competir con las dos gaseosas de mayor difusión en el planeta, ambas originarias de Estados Unidos. La intención del gobierno de Evo Morales es potenciar un negocio de los campesinos de su país a través del cultivo legal de la milenaria hierba.

Este año Bolivia buscará desarrollar la nueva bebida a base de la polémica hoja y acertar en un gusto de los consumidores para su comercialización más allá de su frontera. Si acierta , la Coca Colla podría erigirse en serio competidor de sus rivales de la línea Cola.

La iniciativa surgió de los campesinos de Cahapare (departamento de Cochabamba), en su mayoría de origen colla, como se conoce a los descendientes aymaras, el pueblo indígena al que pertenece el presidente de Bolivia, Evo Morales, informó el portal de la cadena BBC Mundo. Por su aparte, la cadena CNN, en entrevista a un funcionario del gobierno del Altiplano, le trasladó la preocupación por el aumento del cultivo, obteniendo como respuesta la inocuidad de la hoja y su incorporación en la cultura indígena. El gobierno boliviano aclaró que la bebida no será precisamente una gaseosa. Por su parte, los fabricantes de Coca Cola aseguraron que desde 1929 dejaron de usar la hoja de coca como parte de su famosa fórmula secreta.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Eventualmente, si la bebida boliviana tiene éxito, podría convertirse en un negocio mixto entre los privados y el Estado. Este año la Asamblea Legislativa Plurinacional -el Poder Legislativo de Bolivia, que cuenta con mayoría oficialista- discutirá la posible expansión de las áreas permitidas de cultivo.

Estudios con fotos satelitales muestran que en Bolivia hay casi el triple de áreas cultivadas con hojas de coca de lo permitido legalmente. El propio gobierno admitió que la coca boliviana es contrabandeada a otros países del Cono Sur como Argentina, Paraguay y Chile, donde se la procesa en laboratorios clandestinos.

Artículos destacados