Baja del consumo en súper llegó a alimentos y bebidas

El consumo en los supermercados se resintió hasta 10 por ciento el mes pasado, según estimó el presidente de la Cámara de Supermercados de Córdoba, Héctor del Campillo. La baja, que se viene registrando hace más de tres meses, fue impulsada principalmente por los rubros de escasa rotación como el de electrodomésticos y línea blanca.
Como producto de la crisis internacional que se acentuó en octubre pasado, el consumidor se mostró mucho más conservador y racional en este período en comparación con los anteriores.
Según un sondeo realizado por Comercio y Justicia con algunos referentes del sector supermercadista, la caída ahora ha llegado -aunque levemente- a los productos que componen la canasta básica de alimentos. En algunos casos, la actividad se estancó en relación con el mes de septiembre pasado y en otros, las ventas de alimentos y bebidas han disminuido hasta 9 por ciento. El resultado surge no sólo de una disminución en la compra de unidades sino también en la propensión del consumidor a elegir segundas y terceras marcas hasta 20% más económicas que las marcas premium.

“Las ventas en unidades bajaron debido a que los consumidores dejaron de comprar los productos más suntuosos de la canasta básica, como por ejemplo una lata de palmitos o de champignones”, ejemplificó el gerente general de Mariano Max, Juan Carlos Martín.
A esto se le suma una disminución en la compra de las principales marcas. “Por caso, en lugar de llevar una mayonesa Hellmans, compran Dánica, por una diferencia de precios que ronda un 20%”, ejemplificó Martín.
En el caso de Supermercados Almacor, con 53 bocas en la provincia y la mayoría en el interior, la caída de octubre rondó entre un 7 y un 9 por ciento.
“El interior está más afectado porque ya viene sufriendo los efectos de la crisis del campo”, dijo Carlos Laya, el responsable contable de la cooperativa. “La gente está con bastante miedo de compra y solamente consumen los productos de primera necesidad”, agregó Laya. Así, los rubros más expuestos a este comportamiento son limpieza y bebidas. También remarcó la tendencia del comprador a optar por las segundas marcas en cuestión de calidad, comportamiento que se vio acentuado en octubre, según añadió el profesional.

Por su parte, tanto Del Campillo como el gerente de Marketing del supermercado Libertad, Adrián Giordano, relativizaron la actividad de octubre en el rubro de primera necesidad. “La venta se estancó ya que los alimentos es lo último que se deja de consumir”, aclaró Del Campillo.
En cuanto a carnes, el consumo ya viene resentido hace meses y se sujeta sólo a ofertas. “Este mes ha habido poca oferta por la falta de excedente de carne en el mercado”, precisó Martín, quien también indicó que se ha frenado la inflación que se registraba meses atrás.

TEXTUAL
“La gente tiene bastante miedo y compra sólo artículos de primera necesidad. Los rubros de limpieza y bebidas son los más afectados”, dijo Laya.
“Suprime artículos suntuosos de la canasta básica”,
dijo Martín.</fon

Artículos destacados