Anses también financiaría inversiones en la nueva AMC

El secretario de Planeamiento del Ministerio de Defensa, Oscar Cuattromo, señaló ayer que los fondos provenientes de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) o el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) serían, vía préstamos, uno de los pilares de financiamiento de la futura Fábrica de Aviones “Brigadier San Martín”, que funcionará en el Área Material Córdoba una vez que el Senado apruebe el proyecto de ley impulsado por el Gobierno nacional.
El funcionario visitó ayer las instalaciones de la fábrica, junto a un grupo de diputados oficialistas integrantes de las comisiones de Defensa e Industria de la Cámara Baja, quienes recientemente dieron media sanción a la estatización de la compañía, actualmente en manos de la Lockheed Martin.

Según explicó Cuattromo, de aprobarse en el Senado el proyecto de ley, la futura empresa asumirá la figura de una sociedad anónima en la cual el Estado tendrá la totalidad de las acciones, nunca podrá perder la mayoría del paquete (51%), se resguardará el voto de veto y dependerá del Ministerio de Defensa.
Para financiar los planes de expansión, el funcionario puntualizó que los fondos provendrían de recursos autogenerados por la empresa, aportes de accionistas y créditos provenientes de organismos públicos, entre los cuales nombró al BICE o la Anses.
El secretario no adelantó los montos que el Estado planea invertir en la firma para impulsar las nuevas áreas de negocio. Tan sólo aclaró que “entre 10 y 12 millones de pesos” servirían “sólo para empezar” y calculó que “en cuatro o cinco años esta fábrica puede ser otra cosa”.

Tanto Cuattromo como los diputados subrayaron que los planes futuros para la empresa buscarán abandonar el perfil de “taller de mantenimiento” que le dio Lockheed, para impulsarla como productora de aeropartes y aviones.
En ese sentido, puntualizaron tres “áreas de negocio”. Por un lado, el mantenimiento de las aeronaves de la Fuerza Aérea Argentina. Por otro, la fabricación de aeropartes para la brasileña Embraer, tendientes a que “la fábrica empiece a asociarse con proyectos industriales aeronáuticos, con empresas de primer nivel internacional, que le permitan generar la capacidad, la tecnología y la experiencia necesarias para volver a convertirse en un polo industrial tecnológico”, explicó Cuattromo.

Y por último, con base en la experiencia con Embraer, la producción de aviones propios, donde puntualizó que la fábrica abandonará su exclusivo perfil militar, para ampliarse también a la aviación aerocomercial civil.
Por último, el funcionario ratificó la continuidad de la línea de producción del IA-63 Pampa.

Podría extenderse a la actividad aeroespacial

En su visita a la fábrica, funcionarios y diputados garantizaron la continuidad de los puestos de trabajo de los 1100 trabajadores y calcularon que la empresa podría extender su actividad hacia la “aeroespacial”. Asimismo, calcularon que entre julio y agosto, tras las elecciones y las vacaciones, se aprobará en el Senado el proyecto de ley que prevé la compra de acciones de la empresa a Lockheed Martin.

Artículos destacados