Alaya prepara segundo fondo de capital de riesgo por US$10 millones

Luis Bermejo, presidente de Alaya

La primera empresa de Córdoba y del interior del país abocada a reclutar capitales ángeles e invertirlos en proyectos tecnológicos innovadores avanza en su segundo desafío.

Alaya Capital Partners, el primer fondo de capital de riesgo creado en el interior del país, proyecta el armado de su segundo fondo de inversión por una cifra cercana a 10 millones de dólares.

Así lo confirmó a Comercio y Justicia el presidente de la empresa, Luis Bermejo, quien presentó a la empresa como un caso de éxito en materia de innovación, en el pasado Congreso de Innovación Córdoba, Innovacor 2014.

“La idea es volver a invertir en empresas de Córdoba aunque nuestro objetivo es que Córdoba sea un polo de atracción de empresas de otros países”, apuntó Bermejo.

El caso de éxito presentado por el empresario hizo especial hincapié en el modo de financiamiento novedoso, con destino al fomento de empresas innovadoras. “Reclutamos dinero para invertir en un producto de alto potencial de desarrollo, con el objetivo de ayudar a las empresas a que crezcan rápidamente y luego con nuestra participación retornar ese dinero al inversor”, aclaró.

Si bien este tipo de fondos de capitales de riesgo, principalmente enfocados al segmento de capitales ángeles, ya funciona en otros mercados, la innovación fue “hacerlo funcionar” en Córdoba y en el interior del país, según aclaró Bermejo.

Innovación de mercado
“Es una innovación de mercado, un ejemplo de cómo tenemos que adaptar los modelos que funcionan en otros mercados al nuestro”, recalcó.

La empresa nació hace tres años y sobrevivió las dificultades de formación de cualquier otro “startup”, sumadas a aquellas características propias del mercado cordobés. “La regulación jurídica que no está preparada para la creación de un fondo de capital de riesgo y la falta de conocimiento de los inversores acerca del producto. Nos llevó tiempo evangelizar a las empresas, comunicábamos acerca del producto y de la idea de invertir en empresas innovadoras y no sabían de qué hablábamos. Tuvimos que ganarnos la confianza de los inversores para que pusieran el dinero”, recordó Bermejo.

El proceso comenzó con el descubrimiento de compañías en condiciones de ser invertidas.

El primer fondo de 1,6 millones de dólares se constituyó para invertir en cinco empresas. “Hoy se está cerrando ese fondo con una sexta inversión que está en etapa de evaluación”, subrayó.

El fondeo apunta a proyectos innovadores y tecnológicos en etapas tempranas de desarrollo y a productos o servicios que ya estén funcionando en el mercado. “Los proyectos tienen que estar armados. No cualquier empresa es susceptible de ser invertida por este mecanismo. Tiene que ser una empresa en regla, que trabaje con las mejores prácticas y con estructuras profesionales de management”, explicó Bermejo.

“Implementamos un gobierno corporativo y enseñamos a las empresas a trabajar de manera profesionalizada. No es un modelo para la pyme que quiere llevar adelante su autoempleo, sino para la empresa que quiere escalar, que tiene planes de crecimiento”, añadió.

Este mecanismo permite a las empresas crecer de manera más rápida que en forma natural al tiempo que le otorga al inversor su retorno, una vez que haya logrado su salida al mercado.

El primer fondo de inversión se destinó para fomentar a las empresas Modelos Digitales -cuyo principal producto es elinmobiliario.com-; Translation Back Office; Nobracks! (alineación invisible), Topic Flower (comunicación de marcas en redes sociales) y Genwords (desarrollo de contenido).

Artículos destacados