Ahora Fadea analiza entrar en el negocio energético

Podría reparar y fabricar piezas de turbinas como proveedor de Siemens. Esta semana desembarcan italianos por un nuevo avión tipo Mentor. Pintarán o plotearán naves de Aerolíneas. Lento avance de la sociedad con Embraer.

La Fábrica Argentina de Aviones (Fadea) estudia ingresar en el negocio energético por medio de la provisión de repuestos y la reparación de turbinas de la alemana Siemens.

El dato fue confirmado a Comercio y Justicia por Horacio Viqueira, uno de los directores de la compañía estatal con sede en Córdoba. El funcionario adelantó que hubo contactos con representantes de Siemens en el país que se interesaron en la posibilidad de que Fadea sea proveedor de piezas y efectúe eventuales reparaciones en turbinas de la marca, tanto en centrales eléctricas como en gasoductos y oleoductos.

“Hay contactos avanzados. Es un trabajo que ya se hizo años atrás cuando el Área Material Córdoba tenía relación con la YPF estatal”, recordó el directivo. De confirmarse, la empresa ingresaría por primera vez en años en un negocio diferente del vinculado con la aviación.
Con todo, Viqueira evitó avanzar en mayores detalles, toda vez que aún no hay una definición sobre el tema.

De todas formas, adelantó otros planes de la compañía más allá de los contratos vigentes con el Ministerio de Defensa y la Fuerza Aérea que involucran a los aviones Pampa, Pucará, Hércules, Fokker, Tucano y Mentor.

En ese sentido, confirmó el inminente inicio de los trabajos para pintar y plotear aviones de Aerolíneas Argentinas.

“Se están definiendo detalles “, indicó. La intención es plotear con un nuevo logo los aviones de la empresa estatal y, por otra parte, pintar de blanco otros cuyo leasing finaliza en breve.
En tanto, esta semana arribarán a la planta directivos  de la firma italiana Alenia para avanzar en la posibilidad de producir un avión de entrenamiento inicial, similar en sus prestaciones al Mentor.

Los contactos -que se iniciaron a comienzos de año- podrían involucrar hasta cien aeronaves aunque, como todo negocio de este tipo, requerirá aún de tiempo para su posible concreción.
Asimismo, siguen las consultas y los pedidos de presupuesto de otras áreas, por caso el Invap y la Comisión Nacional de Energía Atómica.

“Hubo un pedido inicial para presupuestar piezas para los radares que había contratado Defensa aunque ello no prosperó. Ahora hay nuevas consultas por otro tipo de partes de otros proyectos”, reveló Viqueira.

En tanto, también esta semana, habrá nuevas reuniones con el Cluster Aeronáutico Córdoba, un grupo de compañías con posibilidades de insertarse como proveedoras de Fadea.

Los contactos son encabezados por autoridades provinciales interesadas en la participación de empresas locales en el negocio. En este caso, comandará los encuentros el secretario de Industria, César Martinelli.

“Hay que definir varios aspectos pero la idea es que no sólo se sumen como eventuales proveedores sino también que haya alguna asociación estratégica para proyectos más importantes”, indicó al respecto Viqueira.

Mientras tanto, el acuerdo alcanzado con la brasileña Embraer, si bien avanzado, aún deberá esperar mayores definiciones.

Sucede que -más allá de la posibilidad de proveer piezas para aviones de la compañía- existe la posibilidad de fabricar conjuntos para un avión de  transporte militar C-390, similar en prestaciones al Hércules C-130. La intención de Brasil es fabricar unos 250 aviones en 10 años  con un costo de unos 70 millones de dólares por aeronave.

“Para consolidar el acuerdo y poder avanzar harán falta inversiones por unos 50 millones de dólares”, reveló Viqueira. La decisión del Gobierno nacional está tomada. De cualquier manera, el funcionario admitió que recién comenzará a cristalizarse desde el año próximo. Por lo pronto, la participación de Córdoba en el negocio está atada a que el Gobierno argentino adquiera esas aeronaves en un número aún no precisado.

Por lo demás, siguen los contactos con Enaer de Chile y con Uruguay.

En cuanto a los ingresos que podrían reportar esos acuerdos, Viqueira evitó detallar números ,atento a que la mayoría de esos contactos aún no están firmes. El directivo recordó que el año pasado, la fábrica facturó más de 100 millones de dólares, sólo por el contrato con el Gobierno.

Artículos destacados