¿Qué planes tiene el cordobés para este verano?

Según referentes del sector, los mayores de 60 años van a esperar la llegada de la vacuna, en tanto que el resto y quienes tengan mayor poder adquisitivo optarán por alojarse en cabañas, casas y hoteles de categoría en las sierras. También por paseos en auto, excursiones y gastronomía por el día

Hoy comienza oficialmente el verano y el cordobés fluctúa entre las ganas de salir a despejarse después de un año sumido en el confinamiento y la incertidumbre que aún reina frente a la evolución de la pandemia, las restricciones y protocolos que varían según el destino y la tan ansiada vacuna.

“El mercado de Córdoba todavía no se expresó ni salió a comprar viajes. Hay que remarcar que fue el más resentido porque hasta hace un mes atras eramos una zona roja en contagio. A ello se suma que sigue cerrado el aeropuerto y todavía no tenemos una reactivación. A la fecha, se vendieron solo algunos tickets aéreos pero por otros motivos que no son turismo”, comentó a Comercio y Justicia Gustavo Peralta, presidente de la Asociación Cordobesa de Agencias de Viajes (ACAV).

El fin de semana extra largo de diciembre puede ser un indicador de lo que vendrá. La gente tenía la necesidad de tomar aire y hubo mucha circulación, aunque según los hoteleros no hubo mucha reserva, pero si en cabañas que es hacia donde irá el consumo de los pasajeros durante los próximos meses, así como también trasladarse en autos, consumir gastronomía y excursiones del día. Salir por el día a un sitio de cercanía será la tendencia hasta ver que pasa cuando abran las fronteras, cuando se pueda volar a otro lado y si hay un turismo emisivo más fuerte. Pero, en este contexto, no tenemos bien clara esa situación”, agregó Peralta.

“Este verano, seguro habrá más gente que el año pasado en las sierras, que ya fue una buena temporada. La pregunta es si esos pasajeros van a ser buenos consumidores. Quizás se verá bien marcada la diferencia de clases sociales y se ocuparán los establecimientos más categorizados”, agregó Peralta.

Por su parte, José González, presidente de la Cámara de Turismo de Córdoba y miembro de la Asociación Cordobesa de Agentes de Viajes (ACAV) comentó que “todavía hay dudas respecto a cómo se va a comportar el viajero de esta provincia, primero porque hay un problema de conectividad terrestre interprovincial y aérea, donde no se sabe cuándo van a operar los vuelos desde y hacia Córdoba, lo cual es fundamental. Segundo, porque la gente está con poco dinero y quienes tengan el poder adquisitivo para viajar se inclinarán por el alquiler de casas y cabañas en las sierras o la hotelería de más alto nivel que tiene prestaciones diferenciales como sauna y pileta, con la incertidumbre de no saber si la piscina la pueden usar ocho, diez o 20 personas”.

“Estuvimos trabajando seis meses con protocolos y aún hay incertidumbre al respecto. No existe una idea general del país para decir ‘vamos a actuar de esta manera u otra’. Me parecen bien todos los controles y entiendo que la responsabilidad de cuidarse no solo debe ser del Gobierno sino también de la gente, que tiene que entender que estamos en una situación difícil y que hay que arbitrar todos los medios para cuidarse y respetar al otro. Pero esto de que cada localidad y provincia digan cosas diferentes es realmente un espanto, la gente no sabe qué hacer”, agregó González.

“Por ejemplo, el plan previaje que lanzó el Ministerio de Turismo de la Nación hace unos meses, es una excelente idea para reactivar la demanda, pero la gente no compró en relación a la oferta que había. Se consumió entre 10% o 15% del total de lo que tenían previsto por la incertidumbre del pasajero que aún no sabe si va a poder salir o no. Es más, hoy ya hay que reprogramar algunos vuelos que estuvimos vendiendo para diciembre y se pospusieron para marzo”, graficó el directivo.

“El sistema previaje, si bien es una buena idea, no lo es en el contexto en que estamos viviendo. Hay muchos factores que afectan al éxito del programa entre los cuales figuran los económicos, la incertidumbre, la falta de conectividad, si los hoteles abren o cierran, etcétera. El mercado no siente confianza para hacer una precompra” agregó Peralta.

Sin vacuna, no hay turismo

Buscando una luz al final del túnel, los referentes del sector coinciden en que hasta la temporada de junio/ julio de 2021 no va a haber una reactivación.

“Aunque dicen que está llegando la vacuna, con los tiempos que se manejan, seguramente vamos a perder la temporada. La frase lapidaria ‘sin vacuna no hay turismo’, se está cumpliendo. Uno puede inventar e imaginar distintos tipos de servicios pero el turismo masivo se va a dar cuando esté la vacuna. Creo que todo se va a reactivar en junio o julio del año que viene si esto se da”, comentó Peralta.

“Posiblemente comience algo en semana santa si hay una baja de casos, porque la gente, principalmente los que tienen la posibilidad de hacerlo, tiene la voluntad de viajar. Pero hay un rango etario a partir de los 60 años que prefieren resguardarse y esperar a que salga la vacuna o haya garantías para viajar”, aseguró  González.

Por tal motivo, quién vaya a viajar este verano también tiene que ver mucho con la edad.

“La gente más joven sigue buscando destinos como Brasil, tanto el sur como el nordeste, Miami y Cancún. Aunque hoy hay sólo consultas, porque continúa el condicionamiento de no saber a ciencia cierta cuando salen los vuelos ni cuando van a comenzar a funcionar las conectividades de manera definitiva sin estar sujetos a cambios y cancelaciones” dijo González.

En cuanto a la oferta de vuelos desde Córdoba, González adelantó que “la compañía aérea Gol volverá a volar a partir de junio 2021, Copa Airlines dijo que lo hará a partir de marzo del año que viene, Air Europa confía en que desde febrero podrá volver a operar desde el Aeropuerto Ambrosio Taravella y Aerolíneas Argentinas no programó ningún vuelo al exterior desde esta provincia para el próximo verano. Tenía previsto en un momento operar a Río de Janeiro, Salvador de Bahía y Porto Seguro y los bajaron a todos”.

Por su parte, Peralta coincidió que “hoy consultan mucho por viajes a Brasil y el Caribe para enero y febrero. Al cordobés le gustan esos destinos. El tema es que en estos tiempos, salir al exterior con todas las cargas impositivas que aplicó el gobierno, más el cierre de fronteras y la falta de conectividad hace difícil imaginar una temporada diferente. Estimo que si llegan a normalizarse un poco las fronteras, el cordobés va a optar por ir a Brasil antes que a la costa argentina y sino se irá a las sierras y esperará más entrado el año 2021 para hacer un viaje más largo”.

Ante este panorama, González especuló que “el pasajero que tiene poder adquisitivo se va a volcar a las sierras de Córdoba y buscar casas con piletas, cabañas alejadas y hoteles de mayor categorización. La veo difícil para hoteles pequeños ya que la gente que tiene dinero no busca eso”.

En cuanto a los precios del alojamiento en las principales localidades turísticas de Córdoba, aseguran que ronda un aumento de entre 30% y 50% respecto a la temporada pasada, principalmente en establecimientos categorizados. Así, la habitación doble en un hotel de más de tres estrellas oscila entre los 10 mil y 12 mil pesos y una cabaña para cuatro personas parte de 6 mil o 7 mil pesos.


Agencias de viaje, en situación crítica

En este contexto de pandemia y pese al comienzo de la reactivación del turismo en el país, las agencias de viajes son las que están sufriendo las mayores consecuencias.

“Primero porque no tenemos participación de prácticamente nada. Todo el turismo de acercamiento y el que hoy se está dando, se traslada en autos particulares, y eso hace que ni el transporte terrestre y aéreo, ni las agencias de viaje, participen dentro de esa negociación”, explicó González.

“Las agencias de viaje vemos el panorama totalmente negro y catastrófico porque hay muchas consultas pero poco cierre de operaciones debido a la incertidumbre de no saber que pasa”, remarcó el directivo.

En este marco, se calcula que en Córdoba antes de marzo habían 680 agencias legalmente constituidas en todas la provincia. “Calculamos que 30% cerrarán sus puertas definitivamente”, expresó Peralta.

Según  González, hoy hay cerca de 550 agencias de viajes en la provincia de Córdoba, de las cuales podrán sobrevivir a la pandemia cerca de trescientas. De ellas, 40% cerraron sus locales y no se sabe si van a seguir trabajando de forma virtual bajo la modalidad de home office o van a desaparecer.

“Pese a que hoy las agencias ya están habilitadas para atender al público, abrir sus puertas para la no venta es seguir acumulando pasivos, no solo porque hay que empezar a pagar deudas e impuestos, sino también por los gastos propios del local”, expresó  González

Vale aclarar que hasta el 31 de diciembre de este año se autorizaron a las empresas a operar home office, fecha que recientemente se extendió hasta el 31 de diciembre de 2021.

“La mayoría de las agencias de Córdoba vivían del turismo emisivo y eso se redujo a una venta nula. Incluso, hoy por más que vendas un pasaje tenes el condicionamiento de que aún no se puede subir al avión o al transporte si no sos esencial. Hay un montón de cosas que no están claras”, remarcó el empresario.

Para tratar de paliar esta situación crítica, los empresarios del sector siguen insistiendo en una asistencia por parte de los gobiernos tanto nacional como provincial.

En busca de apoyo

“Seguimos solicitando la continuidad de los ATP que son determinantes para que agencias y los hoteles no cierren. Asimismo, hay muchos hoteles que les han dado el visto bueno para abrir y no pueden hacerlo porque no tienen garantizado el cupo mínimo de pasajero para sobrevivir. La situación es crítica tirando a rojo. Lo que más nos preocupa es tratar de ver cómo licuar esos pasivos que se han ido acumulando porque al no vender hay que empezar a pagar lo nuevo y lo viejo”, remarcó  González.

“Las autoridades nacionales no nos están acompañando. Específicamente al turismo no le dieron nada. Hay complicaciones con los créditos, te piden diez mil requisitos, y son condicionantes que al estar nueve meses parados, no sirven”, concluyó.

“Estamos viviendo la peor crisis en la historia de nuestra actividad. Sabíamos que el sector turismo iba a ser el último en recuperarse, pero el de las agencias de viaje está al final de todo. Todavía estamos fuera de toda recuperación”, coincidió Gustavo Peralta, en tanto que remarcó que “esperamos que de alguna forma haya una asistencia económica para ayudar a las agencias de viaje, pero tener que endeudarnos para el futuro, se complica”

Ante este panorama, algunas agencias intentan adaptarse a la coyuntura. “Muchas de ellas han abierto un departamento de receptivo o de turismo nacional y empezaron a desarrollar otro tipo de productos, pero eso lleva tiempo. Es un trabajo donde se tiene que hacer un desarrollo, sumar personal idóneo, capacitar al propio equipo y no se hace de un día para el otro. En tanto que, muchos colegas han decidido buscar otra actividad temporaria para pasar el mal momento. Por suerte logramos que los agentes de viaje puedan trabajar a distancia para que no tengan que seguir pagando alquileres y demás”, comentó Peralta.

Consultado sobre cómo ha sido la política de devolución de viajes que fueron cancelados por motivo de la pandemia, los referentes aseguran que en la mayoría de los casos lo que se ofrece es la reprogramación.

“Se recomienda reprogramar así nadie pierde o todos pierden menos. Hay que comprender que al vender un paquete turístico, la agencia ya le transfirió los fondos al prestador internacional o nacional, o al operador mayorista, y los prestadores ya no disponen de ese dinero para hacer las devoluciones porque han invertido en otras cosas. Es una carrera de no parar. No ayuda en nada en que la gente insista en querer cobrar a empresas que no tienen capacidad de devolución”, concluyó González.


La falta de vuelos internacionales desde Córdoba complican la situación

VUELOS. Todavía no se habilitaron los vuelos internacionales desde Córdoba.

Consultado sobre la situación actual del turismo de cara a la temporada de verano, desde el operador mayorista Juan Toselli Tours sostienen que el contexto aún es incierto.

“Si bien hay apertura, no es como lo que estamos acostumbrados. Al ser un operador del interior, nos sirve tener vuelos internacionales. Hoy todo tiene que pasar por Buenos Aires, lo que complica mucho las cosas. Por ejemplo, hay agencias que tenían pasajeros con vuelos desde Córdoba hacia el exterior y ahora es todo una complicación tener que trasladarlos a Ezeiza”, comentó a Comercio y Justicia Guillermo Toselli, uno de los directivos de la mencionada empresa cordobesa que tiene 40 años en el mercado.

Pese a ello, el empresario destacó que “hay ventas, aunque no tantas como suele ser en esta época. Los hoteleros y proveedores necesitan vender luego de tantos meses de inactividad, y por eso, se consiguen tarifas bastante buenas, aunque ya no tanto como tres meses atrás”.

“Si tuviéramos vuelos desde Córdoba habría mucha más demanda. En estos meses se han podido conseguir pasajes hasta un 30% más baratos que la temporada anterior y las compañías aéreas han hecho un gran esfuerzo para ofrecer precios en pesos accesibles y hasta con financiación”, agregó.

En este marco, comentó que “hay mucha consulta sobre pasajes a Brasil y Miami, pero la gran mayoría de la demanda se la lleva el turismo interno”.

Como respuesta, la operadora mayorista lanzó una salida grupal Triángulo que une El Calafate, Bariloche y Ushuaia, con la mala noticia de que se suspendieron los vuelos y aún no tienen novedades al respecto. También lanzaron el “open voucher” para viajar al Caribe que incluye traslado, hotelería y asistencia al viajero, para usarlo dentro de un determinado tiempo sin pagar penalidad ni diferencia de tarifa, y lo anexaron a los vuelos de Copa Airlines. “Tuvimos consultas y algunas ventas, pero ahora estamos vendiendo y recibiendo más consultas para viajar por Argentina”, destacó el empresario.

En relación con el programa Previaje, el referente remarcó que es “un llamado de atención pero no tuvo el éxito que creíamos que iba a tener. Por ejemplo, surgieron problemas con vuelos domésticos. Aerolíneas Argentinas tuvo que cancelar muchas rutas directas entre destinos y ahora si o si hay que pasar por Buenos Aires y en muchos casos hacer noche ahí”.

En estos casos como en los que no se ha podido viajar por la pandemia, la empresa sostiene que la mayoría prefiere reprogramar el viaje para más adelante.

“La gente quiere viajar pese a la pandemia y se guarda su crédito para cuando todo mejore”, expresó Toselli.

Asimismo, quienes están acostumbrados a viajar, siguen optando por los lugares más concurridos. Si no pueden ir a Europa porque no permiten el ingreso a los argentinos, lo cambian por otro sitio como Estados Unidos o Brasil”.

“Sinceramente espero que esto se reactive para el segundo trimestre 2021 y comencemos a ver brotes verdes ya que fue un año terrible para toda la industria”, concluyó Toselli.

Sé el primero en comentar en "¿Qué planes tiene el cordobés para este verano?"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados