Tucumán: perpetua a asesinos de De Benedetti

OSVALDO SIGFRIDO DE BENEDETTI

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán condenó ayer a prisión perpetua a los acusados del homicidio del militante Osvaldo Sigfrido De Benedetti, sucedido el 21 de julio de 1978, al dar a conocer el fallo del juicio oral que se desarrolló en esta provincia.

La sentencia alcanza a Ariel Rolando Valdivieso, Alberto Carlos Lucena, Jorge González Navarro, Héctor Hugo Lorenzo Chilo y Jorge Eduardo Gorleti, condenados a la pena de prisión perpetua por ser considerados autores mediatos del delito homicidio agravado por alevosía en perjuicio de De Benedetti.

Además, se condenó a Camilo Ángel Colotti a la pena de prisión perpetua por el delito homicidio agravado por alevosía en perjuicio de De Benedetti.

En todos los casos, el tribunal integrado por los jueces Gabriel Eduardo Casas, Carlos Enrique Ignacio Jiménez Montilla y Juan Carlos Reynaga calificó el accionar de los imputados como delito de lesa humanidad.

También se dispuso revocar la modalidad del cumplimiento de prisión preventiva de los condenados Lucena, Gorletti, González Navarro y Chilo, para disponer el traslado de los dos primeros al servicio penitenciario de Ezeiza y a los otros dos al complejo penitenciario de Bower, en Córdoba.

Ema de Benedetti, hermana de Osvaldo, dijo al finalizar el juicio que está “muy satisfecha con la sentencia” ya que “es algo que estábamos esperando desde hace 36 años” y agradeció al tribunal porque “escuchó todos los pedidos”.

“Hablo en nombre de la familia porque nuestra mamá va a cumplir 96 años y no puede estar presente en las audiencias, mientras que nuestro papá murió hace muchos años”, agregó.
Recordó que “los hijos de Osvaldo iniciaron la querella con mucha valentía, pero no pudieron estar presentes porque viven en España”.

Por su parte, Bernardo Lobo Bugeau, representante de la querella, consideró que “este fallo hace mérito a todas las pruebas que tenía la causa, las cuales era abundantes en lo documental y en el testimonio de los testigos que compartieron detención con la víctima”.

“La valoración que hizo el tribunal llega a la conclusión de que se trata de un delito gravísimo de lesa humanidad y que la única alternativa que tenían era la aplicación de la pena perpetua”, resaltó.

Artículos destacados