Trabajo comunitario por insultar a la reina

Un holandés deberá cumplir 40 horas de trabajo comunitario por llamar a la reina Máxima “hija de un asesino”, “cerda asquerosa” y “perra”, en octubre del año pasado.

El hecho sucedió en la ciudad de Utrecht, en un centro comercial. Mientras la policía le imponía una multa de 104 euros al cliente de un comercio, el sancionado, de de 63 años, interrumpió el procedimiento e insultó a la soberana consorte.

A pesar de que fue apercibido por los agentes, persistió en su actitud y dijo: “Este dinero irá, a través de los impuestos, a la hija de un asesino”. Aludía al fallecido Jorge Zorreguieta, el padre de Máxima, que fue secretario de Estado de Agricultura y Ganadería durante la dictadura.

El fiscal y el juez que intervinieron en el caso valoraron que las palabras que profirió el encausado son “inaceptables” y que “no encajan en la figura de la libertad de expresión, al no contribuir al debate público”.

Las injurias al rey y a su familia reciben en los Países Bajos la misma penalización que las dirigidas a cualquier funcionario.

Hasta 2018, injuriar a los reyes se consideraba un delito de lesa majestad y podía costar hasta cinco años de cárcel.

Sin embargo, el Parlamento reformó la ley, con 120 votos a favor y 30 en contra.

La controversia por aquel tipo penal surgió en 2014, cuando el periodista holandés de origen iraquí Abulkasim Al-Jaberi fue detenido por decir obscenidades sobre el rey, la reina y la monarquía. Afrontó un proceso, pero la Fiscalía decidió que sus palabras eran parte del «contexto del debate público» y el expediente no llegó a los tribunales.

Entre otros insultos, el hombre de 63 años dijo que la reina consorte era “hija de un asesino”. El fiscal y el juez que intervinieron en el caso valoraron que el accionar del encausado es “inaceptables” y aclararon que “no encajan en la figura de la libertad de expresión, al no contribuir al debate público”.

 

Artículos destacados