Testigo inidóneo en un caso de desalojo

Al hacer lugar a una acción de desalojo por tenencia precaria promovida por la titular dominial del inmueble contra su ex nuera, el juez Manuel José Maciel (47ª Nominación en lo Civil y Comercial de Córdoba) declaró inidóneo como testigo al ex cónyuge de la demandada -e hijo de la accionante-, adhiriendo a la postura que entiende que la “prohibición de atestiguar” contenida en el artículo 309 del Código de Procedimiento Civil y Comercial (CPCC) “es absoluta” y “tal exclusión no decae por el consentimiento aunque sea tácito de la parte contraria al proponente, ni se altera por el hecho de que el juzgador no haya advertido oportunamente la violación de dicha norma”.
La accionada resistió el deshaucio invocando posesión animus domini del inmueble, pues “su ex esposo pagó dinero por éste y (…) se comprometió en virtud de acuerdo homologado en oportunidad del divorcio a mantenerla en la vivienda junto a sus hijos”.

El magistrado desestimó tal defensa, ya que “resulta incompatible con la posesión animus domini que su parte invoca a su favor en un primer momento, pues de ello se desprende que dicho animus en todo caso pertenecería al señor Garuti (su ex marido) y no a su parte”.
Asimismo, se destacó que “frente a la escritura dominial aportada por la señora Luque ninguna prueba por escrito ha acercado la demandada, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 1193 del Código Civil que conduzca siquiera a dudar sobre la existencia de una supuesta compraventa”.
El fallo declaró inidóneo como testigo a Enrique Humberto Garuti, “ya que (…) es el hijo de una de las partes y no se lo ha citado como testigo instrumental”, excepción permitida en el citado artículo 309.

Artículos destacados