Telefonista dejó su puesto para ir a comer un asado

Abandonó sus obligaciones para participar de una cena de camaradería con sus compañeros. El tribunal consideró el hecho como una injuria equivalente a la pérdida de confianza.

El resto del contenido sólo es accesible para usuarios suscriptos al diario. Si estás suscripto, iniciá sesión con tu usuario/e-mail y tu contraseña.
O podés enviar una solicitud de suscripción desde aquí.

Artículos destacados