Sin Drazile, Moyano salió a respaldar a Policía Judicial

Ratificó que la muerte del agente de Drogas Peligrosas fue producto de un suicidio. Evitó referirse a la instrucción llevada adelante por el fiscal de Alta Gracia, quien no participó de la conferencia.

En una conferencia de prensa inusual, el fiscal General de la Provincia de Córdoba, Alejandro Moyano, reunió ayer a toda la cúpula de la Policía Judicial y a cada uno de los agentes que intervinieron en las pericias practicas sobre el fallecido policía Juan Alós, cuyo su cadáver fue encontrado con un disparo de arma de fuego en la cabeza dentro de su automóvil, en la zona del Observatorio Astronómico de Bosque Alegre, cerca de Alta Gracia.
El objetivo del llamado a la prensa fue nada más ni nada menos que intentar despejar dudas y ratificar que se trató de un suicidio, todo ello mientras la justicia Federal de Córdoba avanza en los trámites para exhumar el cuerpo del policía de Drogas Peligrosas.

El gran ausente en la conferencia fue quien instruyó la causa, el fiscal de Alta Gracia Emilio Drazile, quien ha sido cuestionado duramente por la familia Alós y la propia Corte Suprema de Justicia cuando resolvió pasar el caso de la justicia provincial a la órbita federal. Consultado al respecto, el fiscal General se excusó diciendo que Drazile no participó de la conferencia porque “está de viaje por compensación de feria”.
Así, si bien Moyano respaldó de manera contundente la investigación que llevó adelante la Policía Judicial, su actitud no fue la misma cuando -asediado por la prensa- se le preguntó su opinión sobre la actuación del fiscal de Alta Gracia.
“No puedo decir si cometió errores”, se justificó y agregó: “No estamos defendiendo ni una resolución judicial ni a un funcionario judicial, sino el trabajo de nuestra gente”.

Las explicaciones
La conferencia de prensa duró más de una hora, tiempo que utilizaron los peritos para echar por tierra diferentes hipótesis que se han ido tejiendo en diferentes medios de prensa sobre las circunstancias en las que murió Alós.
Con las fotos de la autopsia que proyectaron en la pantalla del auditorio del edificio de Policía Judicial, los peritos explicaron que Alós no presentó ninguna otra lesión en su cuerpo, salvo la del proyectil que ingresó por su boca y salió por la zona occipital alta de su cabeza.
El director de Medicina Forense Guillermo Fontaine fue contundente: “No había otro proyectil ni otras lesiones”, dijo. Al mismo tiempo demostró que la supuesta herida de arma blanca que se decía tenía Alós no era otra cosa que una mancha de sangre seca, lo mismo que el otro supuesto impacto de bala que se le adjudicaba.

Respecto de la prueba de dermotest realizada a las manos de Alós -para determinar si existían restos de pólvora- y que dieron negativo, la Policía Judicial aclaró que se trata de una análisis científico “que tiene sus limitaciones técnicas” y explicó que se repitió la prueba disparando con esa misma arma de fuego en similares condiciones y también el resultado fue negativo.
A su turno, fue el perito balístico el encargado de descartar que en el automóvil donde fue encontrado Alós hubiera algún otro impacto de bala, al tiempo que otro de los peritos negó la existencia de una segunda computadora. Sin embargo, admitió que cuando llegaron a la escena del crimen el motor del vehículo estaba apagado, confirmando así lo que el propio Drazile reconoció que fue él mismo quien apagó el motor antes de la llegada de los peritos de Policía Judicial.

Artículos destacados