Sigue sin fecha el juicio por explosión de ambulancia del 107

Aunque ya pasó un año desde que la fiscal del Distrito 2, Turno 2, María Mercedes Balestrini, elevó a juicio oral y público la causa por la explosión en la ambulancia del servicio de emergencia municipal 107, el expediente continúa trabado entre los vericuetos legales y las instancias de apelación que permite a las partes continuar dilatando el proceso.
Precisamente, y según pudo corroborar Comercio y Justicia, la causa que se originó en setiembre de 2006, cumplió ya un año en el Juzgado de Control Nº 6, a la espera de que sea confirmada o no la resolución que derivó en la imputación de siete personas, tres de ellos funcionarios municipales.
Entre los acusados se encuentran los empresarios de la carrocera Vallé, Ricardo Alberto y Omar Alfredo Vallé, así como el director de industria de la empresa y el ingeniero encargado del área de calidad de la firma, Víctor Sciencia y Hugo Cerezo, respectivamente, todos considerados como responsables de homicidio culposo y lesiones culposas.

Entre los funcionarios municipales fueron acusados Pablo Olmos y Carlos Navarro, quienes se desempeñaban como jefe y subjefe del área de logística del servicio municipal 107, y Claudio Marcelo Gómez, ex titular de Emergencias de la comuna. En este caso, los tres quedaron imputados por homicidio culposo, lesiones culposas y el delito de incumplimiento en los deberes de funcionario público.
Según se desprendió de la instrucción que inició en una primera instancia el ahora juez de Control, Gustavo Reinaldi, la causa del accidente fue consecuencia de una combinación entre graves falencias en las instalaciones eléctricas y la acumulación de gas medicinal, sumadas a deficiencias en la ventilación del vehículo .
En la pericia, los técnicos revelaron que los tubos de oxígeno tenían pérdidas, los sistemas de ventilación no funcionaban y las instalaciones eléctricas distaban mucho de ser las óptimas. Así fue posible que la ambulancia se incinerara en menos de cinco minutos, llegando a una temperatura de más de 2.000 grados, efecto alcanzado por la propagación del oxígeno.

Antecedentes

La explosión, que terminó con la vida de cuatro personas, ocurrió el 26 de setiembre de 2006, cuando un patrullero del CAP del Distrito 3 de la Policía se dirigía a barrio San Vicente donde se registraba un tiroteo.
En el cruce de las calles Tulumba y Entre Ríos, la patrulla chocó contra un colectivo del servicio urbano y los dos policías resultaron con distintas heridas.
Ante esa situación, Rodrigo Maximiliano López y María del Valle José Padilla fueron cargados en la parte trasera de una ambulancia del 107, pero en el viaje hacia el Hospital de Urgencias ocurrió el desastre. Mientras transitaba por la avenida Amadeo Sabattini, frente a la ex fábrica de calzados Lucas Trejo, la ambulancia se prendió fuego en segundos desde la cabina y a los pocos instantes explotó.
Además de los policías López y Padilla, a causa de las heridas sufridas por la explosión fallecieron el médico Gustavo Botta y la enfermera Ada Camossi, ambos del 107.
Un camillero que manejaba el vehículo y otro policía que iba junto a él sobrevivieron, aunque resultaron con quemaduras y profundos shocks nerviosos.

Artículos destacados