Si no lo pide la parte o lo dice el fallo, la tasa de interés no aumenta

No puede incrementarse la tasa de interés que no ha sido pedida por la parte ni contemplada en el pronunciamiento definitivo. Bajo esa premisa, la Sala Laboral del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Córdoba anuló el incremento del rubro dispuesto por la Sala 1ª de la Cámara del Trabajo con posterioridad al dictado de una sentencia.

En el caso, Daniel Liendo se consideró agraviado patrimonialmente por el aumento de los intereses fijados en la sentencia, considerando que ello vulneró la cosa juzgada material y sostuvo que sólo era posible si fuera a instancia de parte y dentro del plazo establecido.

En ese contexto, el Alto Cuerpo, integrado por Carlos García Allocco -autor del voto- y Mercedes Blanc de Arabel, precisó que la interlocutoria y las constancias de la causa revelaban el defecto que acusa la casacionista.

En esa dirección, la Sala afirmó que “el a quo llevó a cabo la modificación de intereses –más allá de su apoyo en las condiciones de la economía nacional que esta Sala ha sabido ponderar-“.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

El TSJ precisó que, en el caso particular, “no se encontraba frente a una materia de orden público que habilitara a la jurisdicción a actuar de oficio y que por el contrario, la parte accionante no consideró que existía agravio”.

Por ello, en el fallo se puntualizó que “no puede incrementarse la tasa de interés que no había sido pedida ni contemplada en el pronunciamiento definitivo”, concluyendo que de tal modo, “la liquidación a concretar debe ajustarse a las pautas señaladas en la resolución principal.”

No obstante, se aclaró que ello es “sin perjuicio de la evaluación posterior a la decisión en crisis, con respeto al debido contradictorio si se verificare la alteración del significado económico del capital de condena”.

Artículos destacados