Schiaretti anunció cierre de la ex cárcel de Encausados

El cierre definitivo de la ex cárcel de Encausados, es una de las decisiones que desde hacía tiempo venían reclamando distintos sectores vinculados a la problemática carcelaria cordobesa. El motín ocurrido el lunes pasado en el edificio donde funciona la Unidad de Contención del Aprehendido (UCA), fue sin dudas el detonante para que el gobernador Juan Schiaretti anunciara su clausura definitiva.
Desde Río Cuarto, el mandatario provincial admitió a la prensa que las condiciones precarias de alojamiento que sufren los internos en la penitenciaría de barrio Güemes no permiten que continúe funcionando, al tiempo que remarcó que no es posible mantener en un mismo sitio a simples contraventores con detenidos por delitos de mayor envergadura.
En este sentido, Schiaretti adelantó que -por un lado- comenzarán a construir una nueva alcaidía que cumpla la función de Unidad de Contención del Aprehendido y, por el otro, el Gobernador anunció que iniciarán las obras para ampliar la cárcel de Bouwer.
Sobre este último punto, aseguró que en un plazo no mayor a los cuatro o cinco meses estarían iniciando los trabajos en un módulo que permitiría albergar a unos 500 internos.
Al respecto, nada dijo Schiaretti sobre quién será el que aportará los fondos para una obra de esa envergadura. No obstante, se conoció que el pasado 22 de febrero el propio mandatario cordobés envió una misiva al presidente del Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional, José Estabillo, solicitándole el financiamiento para tal fin.
En esa carta, el proyecto preveía la construcción de un módulo idéntico a los existentes en Bouwer. Esto implicaría la edificación de una superficie cubierta de 14.000 metros cuadrados y una inversión de unos 60 millones de pesos.
Entre los anuncios, el Gobernador también indicó que este año se incorporarán 2.000 nuevos agentes a la Policía de Córdoba.

Artículos destacados