Roco Colazo se presentó ante el Jury, pero no declaró

Con la presencia del acusado, la declaración de seis testigos y una serie de planteos de la defensa finalizó ayer la segunda audiencia del juicio de destitución que se sigue en contra del fiscal de Huinca Renancó, Juan Manuel Roco Colazo.
La audiencia de debate se abrió con una batería de planteos de su abogado defensor, Alejandro Zeverín, quien entre otras cuestiones pidió la recusación de la vocal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Aída Tarditti, a cargo de la presidencia del Jurado de Enjuiciamiento del Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial (Jury).
Acto seguido, Zeverín solicitó al tribunal que un veedor del Colegio de Abogados asistiera a las restantes audiencias del proceso, pues, según su óptica, la vocal del TSJ lo injurió y le faltó el respeto cuando durante la primera audiencia le pidió que actúe con “madurez”.
A?pesar de las advertencias del defensor de que reclamará la nulidad de lo actuado, el Jury rechazó todos sus planteos y continuó con la recepción de las declaraciones testimoniales.

Ausencias

Los ex fiscales generales solicitados por la defensa se presentaron a declarar ayer, excepto el actual fiscal federal, Gustavo Vidal Lascano, quien será nuevamente notificado a prestar testimonial el próximo martes, día en que continuará el juicio de destitución.
En primer término, declararon Miguel Ortiz Pellegrini y José Gómez Durán, quienes no aportaron datos específicos a la causa. Por la tarde lo hizo Marcelo Brito y los abogados Silvia Gorostidi, Manuel Perlatti y Silvio Quiroga.
Brito, quien estuvo a cargo de la Fiscalía General por un breve período -desde septiembre de 2000 hasta mayo de 2001-, fue consultado respecto de cuestiones generales atinentes a la actividad del Ministerio Público, mientras?Zeverín intentó demostrar que la mora de las fiscalías del interior están relacionadas con la falta de recursos y de unidades judiciales.

Sobre ese punto, el ex fiscal general respondió que Huinca Renancó no tenía ayudantes fiscales ni unidad judicial al momento de ocurridos los hechos. En esa misma línea, el abogado Silvio Quiroga opinó que la demora en la tramitación de las causas en Huinca Renancó podía ser atribuida a los escasos recursos materiales y a la falta de personal que sufría dicha fiscalía. Asimismo, se encargó de remarcar que el acusado es una persona honesta sobre quien nunca escuchó rumores de que estuviera involucrado en un hecho de corrupción.

Predisposición

Paradójicamente y en la misma sintonía que lo hizo el testigo Quiroga, declararon los abogados Perlatti y Gorostidi, ambos defensores de un policía acusado de exacciones ilegales y cuya causa la fiscalía de Roco Colazo aún no resolvió.
A pesar de la mora advertida por la Fiscalía General, los letrados en cuestión remarcaron que no tenían quejas y que tal circunstancia no afectó a su cliente, quien continúa cobrando su salario. Además, remarcaron que en la causa Medina no detectaron ningún “entorpecimiento” sino “todo lo contrario”, tras subrayar la excelente predisposición que siempre tuvo Roco Colazo en recibirlos cuando las circunstancias lo requerían.

Comente esta nota
<br

Artículos destacados