Restaurante responsable por el atragantamiento que sufrió una comensal

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil condenó a un restaurante a pagar una indemnización a una clienta en razón de la ingesta de un producto defectuoso, debido a que, concretamente, “la accionante acreditó el daño, la causa generadora del mismo y la relación de causalidad entre ambos, mientras que la accionada nada probó al respecto”. Los jueces de la Sala A, Fernando Posse Saguier, Hugo Molteni, y Ricardo Li Rosi, afirmaron que tanto testigos como las pericias médicas acreditaron la versión de la mujer, concluyendo que “el plato no contenía un palillo grande sino un escarbadientes”.

En efecto, Marcela Voulgaris había pedido un plato que contenía un escarbadientes, pero no se lo habían advertido, y sufrió –según sus dichos- ahogo en el primer bocado y lesiones en la garganta por lo que fue atendida por un hospital.

La Alzada aplicó el artículo 40 de la ley 24240 de Defensa del Consumidor, en la medida que se invocó que “el producto adquirido en el local explotado por la demandada presentaba de manera oculta un elemento cortante que al ser ingerido le provocó ciertos daños en la garganta”.

Por su parte, la demandada negó la presencia del escarbadientes en el plato, alegando que “el juez de grado soslayó que su elaboración requiere la utilización de un palillo mucho más grande que no pudo ser obviado por la cliente, por lo que en caso de haber sido ingerido -también controvertido-, sólo existió culpa de esta última”. Sin embargo, el tribunal reseñó que quedó demostrado que el plato no contenía un palillo grande sino un escarbadientes, razón por lo cual “los emplazados no acreditaron la eximente de responsabilidad invocada por lo que se impone la confirmatoria de este medular aspecto de la sentencia en crisis”.

Artículos destacados