Procesan a policías por revelar secretos sobre investigación

La investigación iniciada por una Fiscalía Federal para esclarecer la existencia de una organización dedicada al narcotráfico internacional culminó con el procesamiento de personal policial involucrado en el hecho, por los delitos de revelación de secreto y tráfico de influencia, tras advertir que se había producido una fuga de información confidencial, lo cual se consideró “un acto de traición hacia quienes con un denodado esfuerzo colectivo venían desde tiempo atrás intentando desarticular una importante organización de narcotraficantes”.
Se dijo que Martín Horacio Sarmiento alertó a los delincuentes que “estaban siendo investigados, dándole sobradas muestras de la veracidad de la información (…), solicitándoles dinero para hacer valer su influencia (…), conducta que encuentra adecuación en la figura delictiva prevista en el artículo 256 del Código Pena”, indicó la jueza Cristina Garzón de Lascano (Juzgado Federal Nº 3 de Córdoba).

En el marco de las causa “Sarmiento, Martín Horacio psa artículo 256 bis del CP” y su conexo “Cabeza, Roque Daniel psa infracción artículos 157 y 275 del CP”, la magistrada explicó que la fuga de información se manifestó a partir de las conversaciones detectadas en los aparatos intervenidos de los sospechosos “filtración ésta que sería susceptible de ser dividida en dos partes (…), una atribuida a Roque Daniel Cabeza revelándole sin justificación información secreta a Martín Horacio Sarmiento, y la segunda, la utilización y transmisión de estos datos recibidos por parte de éste al entonces investigado Mario Vicente Baldo”.

Luego de tales apreciaciones, se añadió que “Cabeza le habría revelado a su compañero de la fuerza Martín Sarmiento hechos y actuaciones de la causa ocasionando perjuicios irreparables: la existencia de la investigación en contra de Baldo y Marchetti, ambos conocidos de éste, y de los demás sujetos investigados”, siendo que Sarmiento no tenía participación alguna en tales actuaciones, por lo que se concluyó que “no existió justificación alguna para que Cabeza transmitiera, por más confianza que supuestamente le tuviera a Sarmiento, hechos y acontecimientos confidenciales, clasificados y secretos, respecto de la investigación en curso”.

Artículos destacados