Preventiva para dueños de Rapoza y Valentino

La Justicia cordobesa ordenó ayer la prisión preventiva de los hermanos Carlos y Roberto Moyano, dueños de los boliches Valentino, Mujer Bonita y de Rapoza Internacional, así como del encargado de los locales, Jorge Waidman, por el delito de facilitación a la prostitución de menores de edad y por infracción a la ley de profilaxis antivenérea.
Los tres imputados -quienes se habían entregado a la Policía el 22 de agosto último- tienen tres días para apelar la resolución, adoptada ayer por el fiscal que entiende en la causa, Rubén Caro.
Los acusados quedaron detenidos tras los allanamientos practicados por los policías del área de Protección de las Personas, quienes encontraron a una joven de 17 años, oriunda de Bolivia, que supuestamente ejercía la prostitución en uno de los mencionados locales.
En el operativo también se había secuestrado documentación y se habían recolectado testimonios de empleados y clientes de los locales nocturnos, que actualmente no están clausurados.

Artículos destacados