Preventiva al acusado por la desaparición de Mariela Bortot

Lo resolvió el fiscal Gustavo Zucchiatti. Se tuvieron en cuenta los elementos probatorios recogidos por Policía Científica. La Provincia ofrece $100 mil a quien aporte datos sobre el paradero de la mujer.

La Justicia dispuso ayer la prisión preventiva de un ex policía a quien se lo investiga como único imputado por la desaparición de Mariela Bortot, vecina de Inriville, quien es buscada desde el 25 de enero cuando fue vista por última vez.

La medida procesal fue dictada por el fiscal Gustavo Zucchiatti, de la ciudad de Corral del Bustos, que interviene en el caso, quien decretó la prisión preventiva de Jorge Orellano, por la presunta comisión del delito de «privación ilegítima de la libertad calificada», en perjuicio de Bortot.

«Luego de una serie de consideraciones, el fiscal dispuso la prisión preventiva del presunto autor. Era una etapa procesal que se debía cumplir», aseguró a la prensa el abogado de la familia de la desaparecida, Horacio Baleani, quien actúa como querellante.

En el mismo sentido, el letrado manifestó que «esta etapa debía ser cumplida, porque el fiscal debía expedirse sobre la libertad o sobre la detención del imputado, cosa que decidió» en función de los «elementos recabados hasta el momento».

«Ahora será cuestión de seguir con la investigación, que seguirá su curso. Ahora viene la etapa de la producción de la prueba, pero podremos hacerlo ya con la prisión preventiva del (único) imputado y presunto autor», expresó el abogado.

Si bien aún no se conocieron detalles sobre la resolución, trascendió que el fiscal tuvo en cuenta los elementos recabados, fundamentalmente por la Policía Científica, respecto del auto que empleaba Orellano para cumplir sus funciones como guardia de seguridad privada.

Orellano, único imputado en la causa, trabajaba como jefe de seguridad del campo del intendente de Inriville, Marcos Rodrigué, quien es productor sojero y estaba de viaje en Estados Unidos cuando Bortot despareció, en enero pasado.

Tras la detención de Orellano, la Policía Científica comenzó un peritaje de su arma y del auto que utilizaba para desarrollar sus tareas de vigilancia, un Peugeot 206 gris, propiedad de Rodrigué.

Según testimonios de vecinos recogidos durante la pesquisa, que fueron incluidos en el expediente, el ex policía estaba presuntamente enamorado de la mujer y le enviaba mensajes de texto a uno de sus celulares, pero el amor no habría sido correspondido.

Durante los últimos días, los investigadores descubrieron pelos de color rubio en dos asientos del auto que usaba Orellano, los que ahora serán sometidos a pericias de ADN para determinar si coinciden con el perfil genético de Bortot.

Por su parte, el Gobierno de Cordoba ofreció $100.000 a quien brinde información sobre el paradero de Bortot, por quien sus familiares y vecinos han realizado numerosas marchas.

Artículos destacados