Postergan el tratamiento de la Ley de Mediación

Si bien la Ley de Mediación obligatoria dejará de estar vigente en poco menos de un mes, una vez más la Cámara de Diputados de la Nación postergó ayer el tratamiento de una nueva norma que permita la continuidad del régimen instaurado en el año 1995.
El debate pasó para la próxima semana, a pesar de que la iniciativa ingresó a la Cámara baja poco antes de comenzar el receso estival, tras obtener el dictamen favorable de la Comisión de Justicia, y a pesar de encontrarse en el temario de los proyectos que iban a tratarse en la sesión de ayer.
No obstante las demoras de su tratamiento, todo indica que existiría voluntad política para que sea aprobado en Diputados y luego girado al Senado para su tratamiento.

Sin referencia

La iniciativa de la diputada Paula Bertol (PRO) se limita a prorrogar por dos años el régimen de mediación; esto es, hasta el 2010, pero no hace referencia en ninguno de sus artículos a la instauración de manera definitiva del régimen de la conciliación obligatoria.
Al respecto, consultada por Comercio y Justicia sobre este particular, Bertol aclaró que se trata de un paso previo a la aprobación de una norma que tenga carácter “definitivo”.
“En esta primera etapa debe prorrogarse la ley y, mientras tanto, trabajar juntamente con todos los actores involucrados en la concientización de que la mediación debe ser una política pública. Sólo cuando eso ocurra se estará en condiciones de tratar una nueva ley que consagre el régimen de manera definitiva”, advirtió.
Asimismo, la diputada remarcó que la mediación es “una herramienta pacificadora en la solución de conflictos que posibilitó una evidente descompresión de los juicios en tribunales”.
Las continuas postergaciones en el tratamiento de la ley de mediación despertó, por otra parte, el alerta de la Unión de Mediadores Prejudiciales (UMP), quienes advirtieron que si no se sanciona una nueva norma, el sistema judicial podría colapsar.
Al respecto, el titular de esa entidad, Sergio Abrevayar, indicó que si no se aprueba una nueva ley, “el sistema judicial entrará en crisis al retornar a la Justicia todo lo que por año se resuelve en mediación”.
“Se trata de cerca de 80 mil mediaciones que se realizan por año y que se podrían transformar en causas judiciales. Esto significaría involucionar de buenas soluciones alcanzadas en mediación a sentencias que nunca satisfacen a nadie”, opinó Abrevayar.

Antecedentes

La Ley de Mediación dispuso instituir con carácter obligatorio esa etapa extrajudicial a todo juicio donde se discutan asuntos de carácter patrimonial, con excepción de los concursos y quiebras, procesos penales, acciones de separación personal y divorcio, nulidad de matrimonio, filiación y patria potestad, procesos de declaración de incapacidad y de rehabilitación, causas en que el Estado nacional o sus entidades descentralizadas sean parte, amparo, hábeas corpus e interdictos, medidas cautelares hasta que se decidan, agotándose respecto de ellas las instancias recursivas ordinarias, continuando luego el trámite de la mediación, concursos preventivos y quiebras.
La norma fue sancionada en octubre de 1995 y la obligatoriedad de la etapa conciliatoria fue fijada hasta el año 2000. Luego se sancionó la ley 25287, que prorrogó el plazo por cinco años más. Post

Artículos destacados