Por sus 75 años, Zanola pidió prisión domiciliaria

El ex presidente de la intervenida obra social bancaria, Juan José Zanola, pidió ayer a la Justicia cumplir en su domicilio particular la prisión preventiva que se le impuso en la llamada causa de los medicamentos adulterados. A través de un escrito presentado por su nuevo defensor, Mariano Cúneo Libarona, el dirigente adujo sus 75 años, que exceden en un lustro la edad a partir de la cual puede pedirse ese beneficio, y problemas bronquiales crónicos.

La Sala 2 de la Cámara Federal porteña tiene ahora un plazo de cinco días para pronunciarse a favor o en contra del reclamo, que ya fue rechazado por el juez de la causa, Norberto Oyarbide.

El pedido fue presentado en una breve audiencia de apenas cinco minutos en el segundo piso de los tribunales federales de Retiro, adonde Zanola llegó esposado pero de buen semblante desde la cárcel de Marcos Paz.

Allí lo aguardaba, además de una nube de abogados propios y del gremio, su pareja, Paula Aballay, que la semana pasada logró ser excarcelada por la Sala 1 de la Cámara Federal, que atendió la feria judicial en la primera quincena del mes.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Ayer tomó la posta la Sala 2, que a fines de diciembre le denegó la excarcelación a Zanola al confirmarle la prisión preventiva respaldando el argumento de Oyarbide sobre su presunta capacidad de obstaculizar la investigación. Ahora se trata del pase a prisión domiciliaria en razón de la edad y problemas de salud que ya fueron rechazados por Oyarbide quien, no obstante, pidió informe médicos que ahora deberá enviar la Cámara Federal.

El mismo tribunal, que integran Horacio Cattani y Martín Irurzun, recibió ayer un pedido de excarcelación de Susana Fiona, número dos en el área administrativa del Policlínico Bancario detrás de la ya liberada Aballay.

Otro requerimiento

La viuda del asesinado empresario droguero Sebastián Forza, Solange Bellone, pidió ayer su excarcelación en la misma causa por la que cumple prisión preventiva en la cárcel de Ezeiza. Mediante un escrito de su defensor, Miguel Angel Pierre, la mujer solicitó al juez Oyarbide igual tratamiento que el conseguido por otros imputados de la investigación, como la referida Paula Avallay.

La defensa de Bellone argumentó que “ni su conducta procesal probada en autos reflejan peligro de fuga o entorpecimiento probatorio” si es puesta en libertad mientras dure el proceso donde, por otra parte, “toda la prueba de cargo ha sido colectada” en los dos años previos de la investigación. La mujer ya había pedido la semana pasada a Oyarbide su pase a prisión domiciliaria basándose en que tras el asesinato de su marido, tiene a su exclusivo cargo la crianza de un hijo de cinco años.

Artículos destacados