Por desvío de fondos, Fiscalía neoyorkina reclamó disolución de la Asociación Nacional del Rifle

En Estados Unidos, la Fiscalía General de Nueva York, a cargo de Letitia James, denunció a la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) por desvío de fondos, y reclamó su disolución.
La organización, que influye en la política de EEUU desde su fundación, en 1871, milita por la posesión y portación de armas, un derecho reconocido a los ciudadanos estadounidenses por la Segunda Enmienda de la Constitución.
James expuso que en los últimos tres años los líderes de la NRA se enriquecieron a costa de los fondos entregados por sus miembros y los acusó de “violar numerosas leyes estatales y federales”.
La pesquisa, que comenzó en febrero de 2019, estima que los desvíos suman unos 64 millones de dólares y apunta a sus cuatro principales dirigentes. “La influencia ha sido tan poderosa que la organización no fue controlada durante décadas, mientras que los altos ejecutivos canalizaron millones de dólares a sus propios bolsillos”, dijo James en una conferencia de prensa.
El planteo se promovió en Nueva York porque la NRA está registrada como una “organización caritativa sin fines de lucro” en ese Estado.
Según James, las actividades del grupo no coinciden con ese tipo de registro. A su vez, sostuvo que entregó informes falsos en sus declaraciones fiscales.  Han impedido que nuestra nación tome medidas contra la violencia armada y han estado abusando de su poder bajo una falsa apariencia”, añadió.
La funcionaria le apunta al director Ejecutivo del grupo, Wayne La Pierre, por organizar al menos ocho viajes a las Bahamas con su familia, en vuelos privados, con fondos de la organización.
Asimismo, James asegura que La Pierre habría recibido regalos de gran valor de parte de algunos miembros del grupo, como un safari por África y estadías en lujosos yates.
La denuncia también involucra a los directivos Wilson Woody Phillips, Joshua Powell y John Fraze, encargados de las finanzas, por “saquear” la organización. Añade que le daban contratos a sus allegados que incluían cláusulas de privacidad.
James le pidió a la Justicia que impida que cualquiera de los cuatro directivos encabece una organización sin fines de lucro en Nueva York.
La NRA negó las acusaciones y alegó que son “un ataque premeditado y sin bases” en contra de la organización y el derecho de los estadounidenses.
En plena batalla electoral, Donald Trump intervino en la disputa y escribió un mensaje en Twitter repudiando la investigación y atacando a su principal contrincante. “Así como la izquierda radical de Nueva York quiere destruir la NRA, si Joe Biden es presidente, la Segunda Enmienda no tendrá una oportunidad”.
Los casi cuatro millones de miembros de la NRA representaron un importante respaldo para el republicano en las elecciones de 2016 y aportaron generosas donaciones para su campaña.

 

 

Sé el primero en comentar en "Por desvío de fondos, Fiscalía neoyorkina reclamó disolución de la Asociación Nacional del Rifle"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*