Piden que se desestime la denuncia por falso testimonio contra los dueños de Ciccone

Amado Boudou. Denunciante.

La defensa de Amado Boudou alega que Nicolás Ciccone y Guillermo Reinwick mintieron cuando declararon que aquél y José María Núñez Carmona negociaron la venta de la firma.

El fiscal federal Ramiro González pidió que se desestime la denuncia por falso testimonio presentada por los ex dueños de la empresa Ciccone Calcográfica SA, Nicolás Ciccone y Guillermo Reinwick, actualmente procesados.

A su turno, el abogado defensor del vicepresidente, Amado Boudou, Diego Pirota, denunció a Ciconne y Reinwick, quienes en diciembre declararon como testigos ante el juez Ariel Lijo.

En esa oportunidad, afirmaron que Boudou y José María Núñez Carmona fueron quienes estuvieron al frente de las negociaciones que derivaron en que el grupo inversor The Old Fund tomara posesión del 70 por ciento del paquete accionario de la firma.

En tal sentido, los denunciados, actualmente procesados, dijeron que el vicepresidente participó de reuniones, interesado en el salvataje de la empresa fallida y, luego, para acordar su enajenación.

Como testigos, primero, y procesados, después, Ciccone y su yerno aseveraron que los encuentros ocurrieron en un estudio del canal Telefé, cuando Boudou concurrió como visita a un programa, y en el restaurante de Puerto Madero Fresh Market.

Ahora, mediante un requerimiento, el fiscal solicitó que no se le dé curso a la exposición de la defensa del vicepresidente, procesado por cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública. La denuncia por falso testimonio fue presentada simultáneamente con otros planteos de nulidad y quedó a cargo del juez federal Luis Rodríguez.

Para fundamentar su planteo, el representante del Ministerio Público tuvo en cuenta que Ciccone y su yerno primero declararon como testigos y luego fueron imputados y procesados.
González reseñó que se está ante un supuesto en el cual, en una primera oportunidad, el magistrado a cargo de la causa recibió testimonios en relación con la presunta comisión de un hecho ilícito que no se les atribuía a los declarantes, pero que, a la postre, con motivo del desarrollo de la investigación, los consideró involucrados en el delito.

En función de ello, opinó que el cambio de testigos a imputados los relevó de la obligación de decir verdad.

 

Artículos destacados