Pese a todo, los municipales deben cubrir guardias mínimas

Los empleados municipales deberán garantizar los servicios esenciales a los ciudadanos de Córdoba, tal como lo ordenó el pasado viernes el juez de Control Nº 6, Agustín Spina Gómez.
La decisión fue ratificada en horas de la tarde de ayer por el magistrado, quien si bien concedió el recurso de apelación al Suoem en contra de la medida cautelar que los obliga a garantizar las guardias mínimas, lo hizo sin efecto suspensivo.
En la resolución, el juez aclaró que la cautelar seguirá en vigencia hasta que la Cámara de Acusación se pronuncie sobre la apelación del sindicato y para ello el recurso “no se concede con efecto suspensivo”, sino “al solo efecto devolutivo”.
“En el amparo que nos ocupa – señaló Spina Gómez-, también existe el riesgo de que el agravio a los derechos constitucionales vitales de los vecinos de Córdoba se consume durante el tiempo que insuma el trámite del recurso, deviniendo abstracta la resolución que se dicte”.

Asimismo, la decisión agregó: “No puede dejarse de señalar que en las audiencias en procura de avenimiento celebradas en este Tribunal los días 18, 19, 22 y 23 del corriente, tanto la Municipalidad de Córdoba como la representación sindical se comprometieron a garantizar a los vecinos la prestación de los servicios esenciales, los que no son otros que los denominados vitales por la propia normativa municipal de los últimos veinte años”.

Asambleas y cacerolazos

Mientras la Justicia intenta poner un freno a las medidas de fuerza que viene llevando adelante el sindicato de los municipales, ayer los trabajadores realizaron la segunda asamblea general desde que la gestión de Daniel Giacomino decidió recortarles las horas extras y las bonificaciones.
La asamblea se enmarcó en una sorpresiva “clausura” del Palacio 6 de Julio, que los municipales concretaron con fajas provisorias en las puertas de acceso al edificio central de la administración. Para ello adujeron que inspectores habían requerido documentación de seguridad y no les había sido entregada.
Paralelamente, el municipio por decreto declaró asueto administrativo, decisión que se adoptó luego de que las autoridades municipales presentaron una denuncia ante la Unidad Judicial Nº2 para alertar acerca de la posible presencia de 200 bombas molotov.
En tanto, por la tarde un grupo de unos 150 vecinos se concentraron en el Palacio 6 de Julio en un abrazo solidario que buscó brindar apoyo a las medidas adoptadas por el intendente capitalino.
Para hoy, y pese a todo, los municipales prometieron endurecer las medidas de fuerza.

Artículos destacados