“Para mejorar la administración de Justicia no se necesitan reformas normativas sino más destreza”

Para la coordinadora de la Oficina de gestión Estratégica y Calidad del TSJ de Córdoba, Carolina Granja, hay demoras en el Poder Judicial que están vinculadas exclusivamente con falencias en los procesos de trabajo. Identificar los problemas, definir los objetivos y pensar de manera estratégica son aspectos claves según la magíster en Gestión Politica

Por Silvina Bazterrechea – sbazterrechea@comercioyjusticia.info

Los argentinos tienen una muy mala imagen de la Justicia que, según las últimas encuestas se ubica entre los poderes con mayor descrédito. La falta de transparencia, pero también la dificultad para poder dar respuesta rápida a la población, son factores determinantes para ello.
El Poder Judicial de Córdoba tomó nota de esta situación y comenzó a trabajar para mejorar la gestión dentro de tribunales.
Lo que fue primero parte de un “plan piloto”, se transformó a mediados de este año en la oficina de gestión Estratégica y Calidad que coordina la abogada Carolina Granja y dirige la vocal del Tribunal Superior de Justicia, María Cáceres de Bollati.
Bajo su órbita ya son 21 los organismos judiciales de Córdoba Capital e interior que voluntariamente se sumaron para participar del Programa de Gestión de Calidad.
Aunque el trabajo es arduo y aún incipiente los resultados son prometedores. ¿Es posible mejorar el servicio de Justicia sin pensar exclusivamente en la necesidad de reformas normativas, más dinero y personal? La respuesta parece ser positiva. ¿Cómo se alcanza ese objetivo? Es lo que nos explica en esta entrevista exclusiva con Comercio y Justicia la magíster de gestión política, Carolina Granja.

-¿Podría explicarnos qué es lo que hacen en este programa y sobre qué ejes trabajan?
– La idea es trabajar sobre un proceso de mejora, para ello se establecen indicadores y se fija un objetivo. Hacemos capacitaciones y cada organismo establece cuáles son sus puntos claves de mejora, para hacer esto tienen que relevar lo que nosotros llamamos los datos de fuente objetiva: por ejemplo, cantidad de causas que ingresan a un juzgado, cantidad de causas que se resuelven, causas pendientes, cantidad de personas para afrontar esa carga laboral,etc. Además de los procesos, trabajamos sobre los roles y funciones de las personas que le dan vida a esos procesos. Es importante poder definir cuáles son las competencias esperadas en cada puesto de trabajo para saber qué persona la puede generar más valor. En un juzgado el juez recibe a la persona que le indica la Dirección de Personal pero después desde la gestión se tiene que pensar no sólo en la competencia cognoscitiva sino también aptitudinal, no es lo mismo atender al público que ser un relator.

¿Cuáles son las mayores falencias detectadas en estos organismos que se presentan para mejorar sus procesos de trabajo?
Como aspecto positivo hay que destacar la voluntad de mejora porque este programa es voluntario, todavía no hay una instancia en la cual nosotros elegimos trabajar con cierto organismo y no otro. Somos un equipo pequeño y, por eso, en esta primera etapa trabajamos así. El juez solicita al Tribunal Superior participar de este proceso, y luego armamos la planificación.
Como falencias detectadas lo que notamos en todos los casos es que no hay un diagnóstico claro y todo parte de sensaciones, la constante es que nada se mide, hay poca o nula identificación de gestión. Todos intentan trabajar mejor pero les resulta difícil saber sobre qué ejes estratégicos deben trabajar para mejorar sus procesos. Generar evidencias es clave porque nos permite fijar objetivos y caminar hacia ellos. Te doy un ejemplo: es un práctica común que los juzgados comuniquen a los abogados cuando una causa está a fallo, cuando yo pregunté si sabían cuánto tiempo pasaba desde que está a fallo ese expediente hasta que se resuelve nadie sabía, todos intuían que habían mejorado la performance porque la lista publicada era más pequeña. Desde nuestra oficina lo que intentamos hacer es enseñarles a caminar hacia los objetivos pero primero les enseñamos a verlos. No trabajar con objetivos es lo que produce la demora generalizada en el Poder Judicial, demora que no tiene que ver muchas veces con el proceso judicial en sí, sino con el proceso de trabajo.

-A veces parece que la única manera de mejorar y darle celeridad a la Justicia es cambiando, por ejemplo, el Código Procesal
-Ese es el eje, estamos siempre esperando respuestas normativas, pero para el proceso de mejora de gestión no necesitas reformas normativas, sino más destreza. La carga laboral por persona que tiene el Poder Judicial de Córdoba es grandísima, entonces desde el desconocimiento que tenemos los abogados rápidamente pensamos en que la única salida es tener más personal y que habiliten horas extras.

-¿Por qué parece tan dificultoso mejorar esos procesos de trabajo?
Muchas veces en las culturas organizacionales el servicio público nos pasa que ponemos el carro adelante del caballo, la urgencia nos hace olvidar lo importante. La gente te dice me esfuerzo mucho, pero lo hace sin estrategia, y nosotros lo que hacemos es ayudar a definir esa estrategia porque el éxito de ese organismo es lo que después determina el éxito o fracaso de la Justicia.
Por otra parte, no hay que perder de vista que a los abogados no nos han formado para trabajar en equipo, de la Universidad salimos muy bien formados a nivel cognoscitivo. En Córdoba tenemos grandes teóricos, escribimos libros pero a nivel procedimiento no sabemos nada, muchas veces estudiamos abogacía porque no queremos ver un número y no sabemos ni definir un indicador . Y estos organismos están manejados por muy buenos abogados pero que no han sido formados en estas técnicas. Es por eso que siempre decimos que desde esta Oficina lo que hacemos es darle herramientas a gente muy entusiasmada. Yo siempre digo que los resultados se ven en la baldosa, uno mira un patio grande y el objetivo es inmenso, pero cada organismo que implementó el programa ve la mejora y luego la sigue viendo. Cuando se tiene el impulso a cambiar después los resultados vienen solos y de la manera más variada.

 

1 Comentario en "“Para mejorar la administración de Justicia no se necesitan reformas normativas sino más destreza”"

  1. Avatar Gabriela Nirich | 17 octubre, 2018 en 1:38 am |

    Comercio y Justicia pone en conocimiento de sus lectores.las novedades en el servicio de justica, otorgando confianza y transparencia del mismo. Felicotaciones y gracias.

Los comentarios están cerrados.

Artículos destacados