Ordenan reinstalar a delegado gremial en puesto acorde

La Sala 10ª de la Cámara del Trabajo de Córdoba, integrada por Carlos Toselli, Huber Alberti y Daniel Brain, condenó a la firma metalúrgica Eduardo H. Pérez y Hnos. SA a reinstalar a un delegado gremial incapacitado, que fuera cesanteado sin cumplirse el procedimiento de exclusión de tutela sindical fijado por la Ley de Asociaciones Sindicales (LAS).

El trabajador deberá ser asignado a un puesto que sea acorde a sus limitaciones psicofísicas, tendrán que abonársele los salarios caídos y como medida cautelar innovativa se dispuso reponerlo en el cargo sindical en el plazo de 72 horas a fin de que pueda postularse nuevamente como delegado. Todo ello fue ordenado bajo apercibimiento de aplicar astreintes de 100 a 500 pesos diarios en caso de incumplimiento de la condena.

En la causa promovida por Orlando Egidio Corvalán, la Sala destacó que “el derecho resulta verosímil por estar constatada su situación de delegado con protección gremial; el peligro en la demora se demuestra como palmario por cuanto si se mantiene la medida cuestionada, no puede participar del acto eleccionario de renovación de delegados, con lo que una sentencia ulterior se tornaría en ineficaz o de imposible cumplimiento porque ya habría otro delegado en el lugar que desempeñaba el recurrente y no existe otra medida precautoria que sea más eficaz que la requerida”.

Así las cosas, el tribunal ordenó la reinstalación del demandante en un puesto acorde con sus condiciones físicas, añadiendo que, “a fin de no tornar ilusoria la medida dispuesta, se determina que la empresa demandada, en concepto de astreintes si incumple la decisión jurisdiccional, deberá abonar una sanción de $ 100 por cada día de demora en la implementación de la decisión jurisdiccional, monto éste que se elevará a $ 500 diarios a partir del undécimo día de renuencia y hasta tanto se verifique el cumplimiento de lo aquí ordenado”.

Artículos destacados