Once: el dueño de TBA culpó al maquinista por el choque

TRAGEDIA. El choque les costó la vida a 51 personas y dejó un saldo de 700 heridos.

El empresario dijo estar seguro de que el imputado “no estaba ni drogado ni borracho” y que podía manejar, pero estimó que “algo le pasó”.

En otra jornada del juicio por la tragedia ferroviaria de Once, Sergio Cirigliano, uno de los dueños de la concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA), al declarar le apuntó al maquinista Marcos Córdoba.

El empresario dijo estar seguro de que el motorman “no estaba ni drogado ni borracho” y que podía manejar, pero afirmó que “algo le pasó en los últimos 300 metros”.

En su declaración, Cirigliano hizo hincapié en que las tres pericias demostraron que la formación podía frenar y reforzó su posición respecto a un supuesto mal desempeño del maquinista, aunque descartó intencionalidad de su parte. También dijo que «al desconectar el ‘freno de hombre muerto’ demostró que estaba desorientado”.

Junto con su hermano Mario, los Cirigliano explotaban desde 2005 los ferrocarriles Sarmiento y Mitre. Además, son dueños del Grupo Plaza, de líneas de colectivos, entre otros negocios.

Castelar
En tanto, el fiscal federal de Morón, Sebastián Basso, pidió la elevación a juicio oral y público de la causa por el accidente ferroviario de Castelar, ocurrido el 13 de junio del año pasado, que causó la muerte de tres personas y heridas a unas 300. Basso opina que el conductor de la formación Chapa 01 del ferrocarril Sarmiento, Daniel López, deberá afrontar cargos por estrago culposo agravado por la muerte de tres personas, delito que contempla penas de hasta cinco años de prisión.

El funcionario plasmó en su escirto que López debió haber empleado todos los medios que se hallaban a su alcance para detener el tren pero que, pese a las señales que le advertían sobre la disminución de la velocidad y la detención de la formación, accionó con «permanente tracción y con ascenso de velocidad». Por su parte, la querella, a cargo del abogado Gregorio Dalbón, estima que la figura por la que López debe ser juzgado es dolosa.

La causa está a cargo del juez federal Jorge Rodríguez, quien tras recibir los argumentos de la defensa dará por clausurada la etapa de instrucción y mandará la causa a la Cámara Federal de Casación Penal para que sortee un tribunal oral que llevará adelante el juicio.

Artículos destacados