No declaró el acusado por la muerte de Paola

Antorchas. Amigos, familiares y allegados exigieron justicia tras el asesinato de Paola.

Gonzalo Lizarralde se presentó con su abogado ante la Fiscalía de Eve Flores. Por recomendación del defensor, negó los hechos y no respondió preguntas. La fiscal sostuvo que hay pruebas firmes que lo incriminan y que aguarda el resultado de pericias técnicas.

Tal como estaba previsto -y en medio de una fuerte guardia periodística-, se presentó ayer en el palacio de Tribunales II el único acusado y detenido por el crimen de Paola Acosta y la agresión contra su hija Martina, Gonzalo Lizarralde.

Lizarralde llegó acompañado por su abogado defensor, Sebastián Macari Gaido. La fiscal Eve Flores se encargó de leerle los cargos por homicidio calificado en perjuicio de Paola Soledad Acosta y homicidio en grado de tentativa en perjuicio de Martina Acosta, tras lo cual el acusado se negó a declarar.

Al salir de tribunales, su abogado dijo a la prensa que aún no tiene decidido si su cliente declarará o no la próxima semana.

“Yo no creo que esté bien, al contrario. Está muy acongojado”, agregó el abogado al ser consultado por el estado anímico de Lizarralde.

En tanto, la fiscal adelantó que el acusado será citado nuevamente para que se le realicen pericias obligatorias, como es el caso de la entrevista psiquiátrica.

También aseguró que “se ha avanzado muchísimo” en las investigaciones y se permanece a la espera de los resultados de más pericias técnicas que podrían tener un peso importante en la causa.

Hasta ahora, se considera que hay pruebas firmes en contra de Lizarralde ya que fue él quien buscó a Paola el pasado miércoles 17 de su casa de barrio San Martín, la última vez que se la vio con vida.

Lizarralde está detenido en Bouwer desde un día antes de que fue hallada con vida la niña, en Alto Alberdi. A partir de ahora las partes tendrán acceso al expediente.

Marcha
Lizarralde es el padre biológico de Martina. Meses atrás, un análisis de ADN había determinado el vínculo y Lizarralde había sido obligado por la Justicia a reconocer a la niña de sólo un año y nueve meses, quien sobrevivió varios días en una alcantarilla donde yacía además el cadáver de su madre. Según anticiparon ayer los médicos del Hospital de Niños, Martina podría ser dada de alta este jueves.

Mientras tanto ayer, familiares y amigos de Paola realizaron una marcha de antorchas para reclamar nuevamente justicia .

“Maru” Acosta, hermana de Paola, criticó el accionar de la Justicia. “La Justicia cumplió un rol lamentable en este caso. Las primeras horas fueron fundamentales”, dijo.

La familia insiste en que quieren la renuncia del fiscal Miguel Oyhanarte, quien intervino en el caso en las primeras horas. Luego fue reemplazado por la fiscal Eve Flores.

“Uno de los roles que cumplió es dejarlo en libertad al imputado para que hiciera lo que quisiera en las primeras horas. Martina pasó 80 horas en una alcantarilla y eso se podría haber evitado con una investigación”, dijo “Maru”.

Artículos destacados