Ninguna enfermera detectó anomalías en la historia clínica

Cuatro enfermeras prestaron declaración ayer en el marco del juicio oral y público en el que se juzgan a siete médicos del Hospital Materno Neonatal acusados de mala praxis.
Se trató de la primera ronda de testigos solicitada por los abogados querellantes, en un intento por dilucidar si la historia clínica de la joven parturienta fallecida fue adulterada para beneficiar la situación de los profesionales acusados de homicidio culposo.
Al respecto, las testimoniales de los enfermeras fueron escuetas y se limitaron a reconocer sus firmas dentro del documento cuestionado y dar fe únicamente sobre lo expresado en los párrafos donde aparecía su rúbrica. Algunas mujeres pudieron identificar, además, firmas de compañeros en otras partes del escrito.
Consultadas por el Ministerio Público, representado por el fiscal Eugenio Pérez Moreno, las testigos dijeron desconocer sobre la existencia de alguna persona del hospital que esté disconforme con lo que se consignó en la historia clínica de María Patricia Chipana Palza.

Sobre el caso en particular, aseguraron que es imposible recordar a la paciente Chipana Palza, teniendo en cuenta la cantidad de años transcurridos (siete) y el volumen de partos que atienden diariamente en el Hospital Neonatal.

Controversia

Para hoy se aguarda que el juzgado en lo Correccional de Segunda Nominación, a cargo de Armando Ángel, resuelva el pedido de una nueva medida de prueba reclamada por el querellante Ricardo Martinicchio.
El abogado solicitó que se realice una pericia caligráfica sobre la firma de una de las enfermeras que declaró ayer, que al comenzar la testimonial no reconoció su rúbrica y sólo lo hizo posteriormente ante una pregunta de la querella. Para el letrado, la mujer pudo incurrir en falso testimonio y dar fe sobre un informe que en realidad no fue realizado por ella.
Mientras tanto, se espera que declaren en la audiencia de esta jornada el resto del personal de enfermería que prestó servicio desde que la mujer ingresó al Neonatal, el 23 de noviembre de 2001 hasta que murió el 4 de diciembre de ese año.
De no mediar inconvenientes, el próximo martes podría comenzar la lectura de los alegatos y el tribunal dictar sentencia esa misma semana.

QUE SE INVESTIGA
El Tribunal intenta dilucidar si la historia clínica de la paciente fue adulterada por personas que buscaban favorecer la situación de los médicos. La denuncia fue realizada por el cuñado de la joven fallecida, tras un llamado que recibió en su domicilio.

Artículos destacados