Menéndez: otro testigo recordó a las víctimas y complicó al capitán Acosta

Otro sobreviviente de La Perla recordó ayer el paso por ese centro clandestino de detención de los cuatro militantes del PRT por quienes hoy son juzgados Luciano Benjamín Menéndez y otros siete represores.
En la quinta semana del juicio, declaró Héctor Angel Teodoro Kunsman, quien fue secuestrado un 9 de diciembre de 1976 y llevado a La Perla donde permaneció hasta el 1º de noviembre de 1978, unos días antes de que naciera la hija que tuvo en cautiverio con Mirta Iriondo (también detenida).
Kunsman dormía frente a Humberto Brandalisis, Hilda Flora Palacios, Raúl Cardozo y Carlos Lajas. “Ellos estaban a mano izquierda, a la mitad de la cuadra”, aseguró el testigo cuando le preguntaron en qué lugar físico los vio en La Perla.

Particularmente, el hombre, ex empleado judicial de Entre Ríos, dijo recordar claramente a Cardozo, ya que era un buen dibujante, y a Lajas, porque presenció un allanamiento que realizó personal de inteligencia a la lomitería de la familia de éste, horas después de que fuera detenido.
Tal como lo hiciera Mirta Iriondo cuando declaró ante el Tribunal Oral Federal Nº 1, Kunsman confirmó que los cuatro militantes fueron torturados. “Sufrieron el mismo tratamiento que los otros presos (..), los vi muy, muy golpeados; incluso uno de ellos caminaba con mucha dificultad”, explicó.

Coartada

Además de reconocer a las cuatro víctimas de esta causa, el testimonio de Kunsman sirvió para confirmar que el capitán Jorge Acosta estaba todavía en La Perla cuando ocurrieron los hechos que aquí se juzgan.
Al respecto, el testigo señaló que en diciembre de 1977, Acosta en persona le dio autorización para viajar a Paraná a pasar Navidad con su familia. Recién después de las fiestas, ya de regreso en La Perla -en enero de 1978 -, Kunsman recordó que Acosta dejó ese centro clandestino y en su lugar quedó Villanueva. Cabe recordar que las cuatro víctimas de este juicio fueron detenidas y luego trasladadas a La Perla, entre el 6 y el 7 de noviembre de 1977.
El hombre, que actualmente cursa el cuarto año de la carrera de Ciencias Políticas, también dejó sentado en su testimonio que el capitán Acosta era quien tomaba las decisiones: “Era el responsable del lugar”, señaló.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Allanamiento

La duodécima audiencia del debate continuó por la tarde con la declaración de dos de los hermanos de Carlos Lajas: Silvia y Daniel.
Al ingresar a la sala, la mujer reconoció a los acusados Carlos Díaz y Oreste Padován como parte del grupo que allanó la lomitería de su familia, horas después de que su hermano fuera secuestrado en ese lugar.
La testigo relató que alrededor de las 20.30, tres Ford Falcon verdes llegaron hasta el negocio y efectivos sin uniformes se presentaron como de "seguridad de las personas". “Me sorprendió porque sabían dónde yo dormía con mis hijas; ahí pensé que habían venido antes”, dijo la mujer.

Luego de aquel episodio, Silvia Lajas buscó a su hermano. Tras corroborar que no había sido detenido por la policía, dijo que concurrió al Tercer Cuerpo del Ejército a buscar al teniente “Salvate” o “Salvati”. Ese nombre – explicó- le fue dado por Rafael Bernabé, quien estaba en la verdulería próxima a su casa el día del allanamiento. <b

Artículos destacados