Marita Verón: advierten de posible fuga de condenados

Dos condenados durante el juicio por la desaparición de Marita Verón recuperaron la libertad, medida que no es compartida por el abogado de Susana Trimarco -madre de Marita-, quien consideró que “estas personas tienen los medios para fugarse y eludir una futura condena”.

José Fernando “Chenga” Gómez y Carlos Luna dejaron la cárcel de Villa Urquiza el jueves por la noche y se fueron a La Rioja, provincia en la que residen. Tanto Gómez como Luna presentaron como caución dos propiedades, cada una de ellas valuada en una suma de 100.000 pesos.

Desde esta semana, por orden judicial, deberán presentarse en la comisaría más cercana a sus domicilios para que se constate su permanencia en el país.

Sin embargo, Carlos Garmendia, abogado de Susana Trimarco, sostuvo: “Nos parece que no tenemos garantizado que estas personas no se fuguen, porque la prisión preventiva es para evitar esa situación”, y agregó: “Una caución real no nos garantiza que no se fuguen por los antecedentes que tienen, ya que esta gente está vinculada permanentemente con el delito”.

Por su parte, Roberto Flores, abogado de los condenados, explicó que sus defendidos “estuvieron detenidos por más de dos años y han cumplido el plazo legal máximo de encarcelamiento preventivo en nuestro país, que son dos años”.

“El 8 de abril, día que se dicta sentencia, se los vuelve a constituir en prisión preventiva por la condena, pero el tribunal dice que para que puedan recuperar su libertad tienen que mejorar la caución, lo que hicimos ofreciendo 100.000 pesos”, agregó. Flores indicó que con el resto de los condenados se seguirá el mismo trámite, es decir, solicitar la libertad bajo fianza.

“La Sala II nos concedió el recurso de casación a todos los defensores y el expediente va a la Corte Suprema de Tucumán, medida que permitió la libertad de estos dos hombres”, indicó.

“El otro efecto es a futuro: lograr que la sentencia del 11 de diciembre de 2012 se haga realidad para que quede toda esta gente absuelta y salvar el prestigio de personas que se tuvieron que jubilar en forma compulsiva”, expresó Flores.

El pasado 8 de abril recayeron condenas de entre 10 y 22 años de prisión para los 10 acusados por el secuestro de Marita Verón, desaparecida desde 2002.

Artículos destacados