Los padres de Pablo Amaya quieren ser querellantes

LA FISCALÍA de Eve Flores aceptó a 12 vecinos de Alta Córdoba como querellantes particulares.

Pedirán, además, que se impute al dueño del depósito bajo la figura del dolo eventual y que se investigue la responsabilidad funcional de las autoridades municipales. Entre hoy y mañana podría conocerse el resultado de las pericias.

Los padres de Pablo Amaya, el joven de 15 años que se encuentra internado en terapia intensiva en coma farmacológico, se presentarán hoy para pedir constituirse en querellantes particulares en la causa en la que se investiga la explosión ocurrida el pasado jueves en el depósito de Industrial Química SRL, en barrio Alta Córdoba.

El planteo incluirá también un pedido de cambio de calificación legal contra el único imputado y titular de la firma, Sergio Raponi, hoy acusado de estrago culposo agravado. A criterio del abogado Carlos Nayi, quien representa a los progenitores de Amaya, el dueño de la fábrica debería estar imputado bajo la figura del dolo eventual .

Además del agravamiento de la acusación contra Raponi, Nayi adelantó a Comercio y Justicia que planteará la necesidad de investigar la “cadena de responsabilidades”. Esto es, analizar qué hicieron las autoridades y funcionarios municipales para evitar que en la fábrica que explotó el jueves por la noche no se hubiese depositado material que la habilitación no permitía, como alcohol etílico.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Los padres de Amaya se convertirán hoy en los segundos vecinos de Alta Córdoba que piden constituirse como querellantes en la causa. Ayer lo hizo José Planca, quien vive al frente del depósito y perdió todos sus bienes materiales en la trágica explosión.

Pericias e indagatoria
Mientras tanto, Eve Flores, fiscal de Instrucción del Distrito 3, Turno 3 a cargo de la investigación, espera los resultados de los peritajes realizados por Bomberos y Policía Judicial.

La hipótesis de un cortocircuito o de un atentado está prácticamente descartada. La presunción de los investigadores apunta a un posible recalentamiento de una máquina que estaba enchufada y funcionando en la parte trasera del predio.

Según fuentes consultadas por este medio, entre hoy y mañana podrían conocerse las conclusiones finales de las pericias. Luego de ello la fiscal procederá a tomar indagatoria a Raponi, quien fue detenido el mismo viernes. Se espera que tras ese acto procesal sus abogados pidan la liberación del acusado.

Los heridos
La explosión afectó un gran número de viviendas del barrio Alta Córdoba y causó más de 60 heridos, dos de los cuales se encontraban en estado crítico.

Uno es Pablo Amaya, de 15 años, quien permanece internado en el Hospital de Urgencias, aunque evolucionando favorablemente. La otra víctima es María Angelina Cueto, de 64 años, quien está siendo asistida en un centro de salud privado.

En tanto, el tercer afectado, el bombero Freddy Ferreyra, de 30 años, sigue internado en el Policlínico Policial, donde se encuentra “estable y evoluciona favorablemente” de las heridas cortantes en cuero cabelludo y escoriaciones varias.

Artículos destacados