Los judiciales negocian con el TSJ otro aumento salarial

Después del grave conflicto suscitado entre los empleados del Poder Judicial y el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba (TSJ), que mantuvo paralizado el servicio de justicia en la provincia, ambas partes volvieron a sentarse a negociar esta semana y lo harán nuevamente el próximo lunes en un intento por acordar un nuevo incremento salarial.
En rigor, se trata de una “compensación por incentivo a la capacitación” que ambas partes habían previsto comenzar a discutir en agosto, luego del aumento de 12 por ciento que el TSJ otorgó a los dependientes judiciales.
Actualmete, la diferencia radica en el porcentaje que se destinará a este concepto, cuya base fue fijada en 5 por ciento según lo dispuesto en el último acuerdo entre el Alto Cuerpo y el gremio que lidera Irina Santesteban.

El encuentro entre las partes – que se realizó en la sede de los judiciales- resultó infructuoso, luego de que los dirigentes plantearan que el item de capacitación debía ser incorporado al básico de los empleados y en un porcentaje superior a los ofrecidos inicialmente. El TSJ propuso que la bonificación fuera remunerativa y sólo de 5 por ciento. Allí quedó estancada la negociación, que se reactivará la próxima semana en otra reunión, que también se realizará en la sede gremial.

Asambleas

Consultada por Comercio y Justicia, Santesteban se mostró optimista respecto de alcanzar un rápido acuerdo con el Alto Cuerpo y evitar así que la actividad en los tribunales cordobeses se vea resentida. No obstante, la decisión dependerá de lo que se resuelva en las asambleas informativas que tendrán lugar a partir del próximo lunes.
Cabe recordar que un aumento de 5 por ciento permitiría a los judiciales alcanzar en 2009 una recomposición de 17 por ciento. Teniendo en cuenta que al iniciar el conflicto los empleados reclamaban una suba de 25 por ciento, el aumento alcanzado sería 8 por ciento inferior a lo pedido originalmente.
Mientras tanto, desde el gremio aguardan que se cumpla el pase a planta permanente de unos 350 empleados que hoy están contratados. Según lo pactado, el traspaso de estos trabajadores será en tres etapas, que van de noviembre a junio del año próximo.
La incorporación de más personal no está en las prioridades de reclamos del gremio, aunque estiman que el déficit asciende a 400 trabajadores.

Artículos destacados