«La única guerra fue la de Malvinas, y la perdieron»

“Aquello no fue una guerra, sólo fueron secuestros de noche, torturas y desapariciones de personas. La única guerra que enfrentaron los militares fue la de Malvinas, y la perdieron”, disparó el abogado querellante Miguel Hugo Vaca Narvaja, defensor, junto a María Elba Martínez, de Raúl Ernesto Morales, quien destacó que éste fue un preso político. “Una persona que es detenida porque representa una amenaza para el sistema político establecido”, agregó en la segunda jornada de alegatos del segundo juicio que se le sigue a Luciano Benjamín Menéndez, junto a otros cinco acusados, en el Tribunal Oral Federal Nº 1.

Vaca Narvaja también volvió a presentar ante el tribunal la relación que existió entre Menéndez con el ex gobernador Eduardo Angeloz y el fallecido arzobispo de Córdoba, Raúl Francisco Primatesta. Sobre ellos acusó que fueron “dueños de la vida o de la muerte de los detenidos clandestinamente”. También planteó que él “duda de que hoy no haya algo de la D2 en la Policía de la provincia actual”.

El letrado querellante destacó que los tormentos aplicados a Morales fueron “humillantes y vejatorios, sumamente dolorosos”, aclarando que esas torturas eran aplicadas en privado o con la presencia de otros detenidos. “Inclusive, de los relatos en esta audiencia hemos percibido como la peor tortura escuchar a un familiar ser torturado", dijo Vaca Narvaja.

Pedido de penas

Con anterioridad, hizo su alegato María Elba Martínez, la abogada también patrocinante de Morales, quien fue secuestrado el 22 de marzo de 1976 en Santa Rosa de Calamuchita. Solicitó ayer la pena de 24 años de prisión en cárcel común para el represor Luciano Benjamín Menéndez y el ex cabo del Departamento de Informaciones (D2), Miguel “el Gato” Gómez.

Al fundamentar su pedido de prisión, Martínez sostuvo que por la “situación de indefensión y por lo que pasó Morales, pedimos 24 años de prisión en cárcel común, no por criterio vengativo y arbitrario; no sólo no han colaborado, sino que obstaculizaron la justicia", justificó.

Morales, que por entonces tenía 26 años, fue detenido el 22 de marzo de 1976, a las 23, en su domicilio de Santa Rosa de Calamuchita, por varios individuos que no se identificaron, fuertemente armados, quienes tampoco mostraron orden de detención, relató Martínez.

El ex albañil, que “era y es peronista, en ese momento trabajaba en bases peronistas realizando trabajos comunitarios para los sectores más empobrecidos de la ciudadanía, a pesar de ser él mismo obrero", dijo la abogada.

El final de la jornada lo concretó el fiscal Carlos Gonella, quien continuará con su alegato el próximo martes y el miércoles lo harán los defensores de los acusados Marcelo Arrieta, Alejandro Cuestas Garzón, Pedro Leguiza y Carlos Bustamante. En tanto, el viernes 11 de diciembre se podría producir la lectura del fallo, coincidentemente con el inicio del juicio sobre la ESMA.

Autorización
Ahora dejan fotografiar a acusados en causa Olimpo
El Tribunal Oral Federal 2 de Capital Federal autorizó ayer a tomar fotografías a 15 ex policías federal

Artículos destacados