La Fiel: declara hoy una decena de testigos

Comenzó ayer el debate oral con la lectura de la acusación. Los imputados se abstuvieron de declarar. Entre hoy y mañana se prevé que terminará la ronda testimonial y que el lunes habrá alegatos.

El juicio por el asesinato de Jonathan Villegas comenzó ayer en la Cámara Primera del Crimen con cinco acusados, entre quienes se encuentran integrantes de la barrabrava del club Talleres, denominada La Fiel.

La audiencia comenzó con la lectura de la acusación, luego de lo cual la jueza Susana Cordi Moreno ordenó la apertura de la ronda testimonial, que debió suspenderse por la indisposición que sufrió uno de los abogados defensores.

Martín Villegas, hermano del joven que murió el 24 de noviembre de 2013 luego de ser atacado con un arma blanca y herido en su estómago, fue el primer testigo del debate oral.

Tal como consta en la acusación, el muchacho ratificó que su hermano fue víctima de un brutal ataque cuando pasaban un día de campo en el balnearrio El Diquecito. También reiteró que la madre de los hermanos Pacheco, Yolanda Sara López, fue la instigadora y quien “fogoneó” a los acusados para que comenzaran a pelear con el joven.

La declaración de Villegas continuará hoy en lo que será la segunda audiencia de un uicio que promete ser breve. Además de Villegas está previsto que declare Ariel Palacios y otros ocho testigos pedidos por la Fiscalía. De no mediar inconvenientes, el Tribunal espera entre hoy y mañana terminar con la ronda de testimonios y el lunes próximo abrir la de alegatos.

Cabe recordar que quienes llegan al banquillo de los acusados son Marcos Darío Castillo, señalado como autor del crimen, y Carlos Martín Pacheco, Adrián Pacheco, Sergio Rosendo Alban y Emiliano Herrera, en calidad de coautores.

Todos están imputados por homicidio simple, figura que prevé penas de entre 8 y 25 años de prisión.

También está acusada Yolanda Sara López, madre de los hermanos Pacheco.
En el día del fatal suceso Jonathan Villegas, por entonces de 21 años, visitó junto a su padre, madre e hijo la zona de El Diquecito, a metros de un parador. Este local era explotado comercialmente por los barrabravas imputados.

La principal hipótesis dice que los actuales acusados se encontraban festejando un bautismo en el lugar, cuando divisaron una toalla con insignias del club Belgrano entre las pertenencias de Villegas. A partir de allí, entre improperios verbales de ambos lados hubo pedradas, sillazos, trompadas, patadas y corridas hasta que Castillo habría utilizado un arma blanca para herir al joven Villegas.

El abogado de la familia de éste, Carlos Nayi, adelantó que la querella solicitará la ampliación de la calificación por la cual se encuentran imputados los acusados «ya que hubo superioridad numérica, existió un estado de indefensión de la víctima y obraron sobre seguro». Esto significa que la familia del joven asesinado irá por la prisión perpetua.

Artículos destacados