La defensa de Moll insistió en que su cliente no puede ser juzgado por ser inimputable

Con la lectura de la acusación y el planteo de incidencias y nulidades de la defensa, el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial (Jury) abrió ayer el proceso de destitución contra el fiscal de Corral de Bustos, Raúl Ricardo Moll.
En la primera audiencia del debate se volvieron a escuchar varios de los planteos que oportunamente realizara el abogado defensor del funcionario del Ministerio Público, Alejandro Zeverín, antes de comenzar este juicio.
En su extensa alocución, el letrado reiteró al Jury que su cliente es inimputable y, por lo tanto, no debe ser juzgado sino que debe suspenderse el proceso. Al respecto, Zeverín indicó que el funcionario judicial padece una “incapacidad psiquiátrica crónica y progresiva” que le permitió obtener en agosto de 2007 una jubilación por invalidez.
Siguiendo ese razonamiento, dijo que se violó el principio de igualdad ante la ley y recordó el caso del ex fiscal Casado, quien acusado de mal desempeño solicitó una especie de baja provisoria por incapacidad psíquica y logró suspender el Jury.

Más adelante Zeverín aseguró que la acción estuvo mal promovida. En tal sentido criticó que la vocal de Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Aída Tarditti, haya iniciado un proceso de investigación a sabiendas de que Moll estaba de licencia con carpeta psiquiátrica. “Nunca se debió iniciar el sumario (…) promovieron y denunciaron a un incapaz”, planteó el abogado.
Asimismo, cuestionó la metodología con la que se sustanció la investigación administrativa. Zeverín dijo que nunca se lo llamó a Moll a prestar declaración. “Nadie puede llegar a juicio sin ser indagado; es demencial”, enfatizó. También planteó que la denuncia contra un fiscal no puede originarse desde el mismo Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

Réplica

Al responder las incidencias de la defensa, el fiscal General de la Provincia, Darío Vezzaro, señaló que la mayoría de los planteos expuestos son extemporáneos y fueron resueltos oportunamente por el Jurado de Enjuiciamiento.
En cuanto a la incapacidad psiquiátrica de Moll, Vezzaro diferenció la imposibilidad que éste tiene para desempeñarse como fiscal (hecho probado por un cuerpo de psicólogos del Poder Judicial) y su capacidad de dicernimiento.
En su réplica, el jefe de fiscales también se distanció de la postura de Zeverín, respecto de quiénes están facultados para denunciar a un funcionario del Ministerio Público Fiscal. Para Vezzaro – quien mencionó jurisprudencia en ese sentido- el TSJ también está habilitado para hacerlo.
El único punto al cual no se opuso la acusación fue la incorporación de nueva documental ofrecida por la defensa, aunque se pronunció contrario al pedido de certificación del resto de material probatorio con que cuenta el expediente.

Testigos

En caso de que el Jurado de Enjuciamiento -presidido en esta oportunidad por la vocal del TSJ María Esther Cafure de Battistelli- no haga lugar al pedido de suspensión del proceso, el debate continuará hoy a partir de las 10 con la recepción de las declaraciones testimoniales.

Comente esta nota
<input type="hidden" name="

Artículos destacados