La Corte tucumana ordenó la restitución de una camarista

La Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Tucumán ordenó la restitución en su cargo de la camarista Alicia Freidenberg de Ferreyra, jueza de la Sala VI de la Cámara Penal de esa jurisdicción. La funcionaria había sido destituida en 2006 mediante juicio político.

De tal manera, el tribunal hizo lugar al recurso de amparo presentado por la magistrada en contra de la Provincia a fin de que se anulara la sentencia que dispuso su destitución.
El Alto Tribunal norteño entendió que el desplazamiento de la funcionaria afectó la garantía de inamovilidad de los jueces.

Ejecución
Según el voto de la vocal de la Corte Claudia Sbdar, al que adhirió la mayoría, la magistrada fue removida por reprochársele decisiones que resultaban de una determinada interpretación de la ley regulatoria de la ejecución de las penas privativas de libertad.

“La subsunción de los precisos hechos atribuidos a Freidenberg revela que su remoción es consecuencia de una determinada postura interpretativa”, se señaló en el fallo que, también apuntó que las razones dadas por el Tribunal de Enjuiciamiento estaban presididas por un distinto criterio hermenéutico en torno al tratamiento de los penados privados de libertad. Así, la Corte tucumana valoró que ello resultaba, por sí mismo, insuficiente para evidenciar afectación del desempeño de la función judicial.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

“La remoción fundada exclusivamente en una distinta interpretación de la ley aplicada afecta de manera directa e inmediata la garantía de inamovilidad de los jueces”, enfatizó la Corte tucumana, recordando que la efectiva vigencia de esa garantía impide considerar que el incumplimiento de los deberes a cargo de un magistrado -con la gravedad que supone la causal de destitución- resulte únicamente de un diferente criterio en la interpretación y aplicación de una normativa.

Artículos destacados