La Corte “retó” a jueces laborales por dos sentencias

El Máximo Tribunal del país declaró arbitrarias las resoluciones en las que la Cámara Nacional del Trabajo aprobó que una obra social percibiera aportes “solidarios” de trabajadores no afiliados

La Corte Suprema de Justicia declaró arbitrarias dos sentencias dictadas en el marco de la causa “Unión Personal de Fábricas de Pintura y Afines de la RA c/ Colorín Industria de Materiales Sintéticos SA s/ ejecución fiscal”, en las que la Cámara del Trabajo avaló llevar adelante una ejecución promovida por una obra social para percibir los aportes «solidarios» correspondientes a trabajadores no afiliados, pactados en el Convenio Colectivo de Trabajo n° 86/89.
En 2014, el Máximo Tribunal había calificado de arbitrario el fallo de la la Sala III de la Cámara del Trabajo, que había mandado llevar adelante la ejecución, por entender que la alzada se apartó de la “solución normativa” establecida en el artículo 1° de la ley 24642 según el cual, «los créditos de las asociaciones sindicales de trabajadores originados en la obligación del empleador de actuar como agente de retención de las cuotas y contribuciones que deben abonar los trabajadores afiliados a las mismas estarán sujetos al procedimiento de cobro que se establece por la presente ley».
Luego de ello, se sorteó un nuevo tribunal que debía fallar en el caso, que terminó siendo la Sala VII de la Cámara. Esta última volvió a fallar en el mismo sentido que la Sala III, al entender que debía efectuarse una interpretación «amplia» de la ley, y «extendió nuevamente su alcance a los aportes ‘solidarios’ de trabajadores no afiliados”.

Esta última decisión causó el “reto” de los supremos Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Carlos Rosenkrantz -Elena Highton de Nolasco votó en disidencia-, que hicieron lugar a la queja presentada por la demandada, con sustento en que lo resuelto por la Cámara del Trabajo desconoce la sentencia dictada en la causa por la Corte y “conlleva a la aplicación, por vía de analogía, de la ley 24642 a un supuesto para el que no fue prevista”.
“En efecto, al sostener el a quo, sin mayor fundamento, que el procedimiento de ejecución de aportes de trabajadores afiliados previsto en el arto 5° de la ley 24642 (vía de apremio o ejecución fiscal) puede extenderse. a los aportes ‘solidarios’ de trabajadores no afiliados se apartó claramente de lo establecido por este tribunal en su anterior intervención”, admitieron los magistrados.
Pero no sólo eso, ya que la Corte estimó que la Cámara, en definitiva, se apartó “del expreso texto legal que, al no exigir esfuerzo de interpretación ni presentar duda razonable, debió ser directamente aplicado”.

Artículos destacados