Juristas notables para reformar los códigos Civil y Comercial

La Universidad de Buenos Aires (UBA) conformó un comité de destacados juristas -entre los cuales están los ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco- para elaborar una reforma que actualice los códigos Civil y Comercial, tras la iniciativa formulada por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.
La idea de la UBA es realizar un aporte académico para la modificación de un grupo de artículos que tienen que ver con los contratos y las obligaciones que se desprenden de ellos, los cuales, según explicó el decano de la Facultad de Derecho e integrante de la comisión, Atilio Alterini, quedaron muy desactualizados.

Ordenamiento

“Vamos a empezar por los contratos, que es lo más sencillo y unificable”, explicó Alterini, y precisó que los tipos previos por el ordenamiento “tienen modos de proceder diferentes” y que ello “dificulta enormemente la posibilidad de hacer negocios”.
En esa línea, el decano de la facultad de Derecho resaltó, además, que “los códigos fueron redactados en 1869, cuando la manera más común de intercambio era el trueque o el regateo”, enfatizó que “era otro mundo” y que actualmente se impone la necesidad de encontrar un lenguaje común que se adapte a las nuevas tecnologías.

Verdadero acertijo

“Interpretar lo que dicen los códigos en materia contractual es un verdadero acertijo en el que siempre aparecen muchos caminos como opción, lo cual es un verdadero mamarracho jurídico”, puntualizó Alterini, recordando que “en América del Sur, sólo Chile y Uruguay tienen códigos antiguos. El abogado consideró que una nueva ley que los reforme “no estará para este año”, ya que “es una tarea lenta, que requiere tiempo, y hay que escuchar a todo el mundo, puesto que los profesores de derecho también tienen propuestas que deben ser oídas”.
En esa tesitura, el decano puntualizó: “Hay que mirar todo el Código y tomar lo bueno: el mundo funciona hoy con otras reglas en materia contractual, que contemplan, por ejemplo, las transacciones electrónicas a través de Internet”, dijo, y añadió que “en la época de Vélez Sársfield recién aparecía el telégrafo”.

Artículos destacados