Judiciales pueden decidir un nuevo paro de actividades

Lo resolverán en una asamblea extraordinaria que se llevará a cabo esta tarde. De probarse, será esta semana, con concentración y movilización. Se mantienen las asambleas y el “trabajo a código”.

Los empleados del Poder Judicial de Córdoba pueden resolver en la tarde de hoy un nuevo paro de actividades, en la asamblea extraordinaria que realizará el gremio para analizar los próximos pasos a seguir en el marco del plan de lucha que sostiene desde marzo.

A diferencia del que realizaron la semana pasada, en esta oportunidad el paro -que podrá ser esta misma semana- incluiría la concentración y la movilización de los judiciales, según adelantó a Comercio y Justicia el secretario General de la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial de Córdoba (AGEPJ), Federico Cortelletti.

La profundización de las medidas de fuerza ocurre en el marco de un estancamiento de las negociaciones entre el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y el gremio. En el último encuentro, aquél llevó una propuesta de mejora para la carrera judicial y rechazó cualquier posibilidad de recomposición salarial por fuera de lo estipulado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN). Los empleados tildaron de insuficiente esa propuesta y aseguraron que el principal reclamo de los empleados es hoy de índole salarial.

Los judiciales esperan que se achique la brecha entre lo que perciben ellos y los magistrados y funcionarios del Poder Judicial.

El pasado martes, antes de concretarse el paro de actividades previsto para ese jueves, funcionarios del Ministerio de Trabajo de la Provincia tomaron contacto con vocales del TSJ, según pudo conocer este medio.

La intención de esa cartera era comenzar a mediar en el conflicto bajo una figura atenuada, una especie de amicus curiae que permitiera acercar las partes en conflicto. La AGEPJ ve con buenos ojos esta posibilidad y, de hecho, ella misma pidió en la últma marcha que realizó a Trabajo que interviniera en el conflicto. Pese a todo, la cartera que dirige Omar Sereno resolvió no convocar a las partes porque consideró que no estaban dadas las condiciones para una negociación que fuera aceptada por ambas.

Cabe recordar que en 2013 el Ministerio de Trabajo hizo las veces de mediador y sentó no sólo a los vocales del TSJ y a los representantes del gremio sino también a la Federación de Abogados de la Provincia de Córdoba para que hiciera las veces de mediador. Aunque finalmente el conflicto se solucionó, hubo varias diferencias que hicieron fracasar la mesa de negociación. El Alto Cuerpo terminó con una propuesta que materializó en una acordada en la que se estipuló que los judiciales dejarían de estar bajo la misma pauta salarial que el resto de los empleados públicos y pasaron a regirse por la pauta que la Corte le otorga a sus empleados.

Artículos destacados