Jefe del aeropuerto, procesado por el caso Toyota

Con motivo del accidente aéreo en el que resultaron muertos y heridos integrantes del equipo Toyota de competición, ocurrido en mayo de 2005, el Juzgado Federal Nº 1 de Córdoba ordenó los procesamientos para el jefe de aeropuerto y los encargados del organismo de control, considerando que “la gravedad del hecho radicó en que la mayoría de los factores intervinientes pudieron haber sido evitados o neutralizados, abortando así el advenimiento de un accidente y su consecuencia en pérdidas valiosas de vidas humanas”.

Según el tribunal, el curso causal dañoso “se compuso con la actuación defectuosa e inacción, no de una, sino de varias personas, que en sus respectivos ámbitos organizativos desafiaron el riesgo tolerado en una actividad donde el más mínimo detalle debe entrar en el cálculo y la previsión”, explicó el fallo en el sumario por el accidente aéreo.

El trágico accidente se produjo durante la etapa final de aproximación, al colisionar la puntera del ala izquierda del avión Piper Navajo Chiftain LV-LXO con un cable tensor de la antena de radio-baliza, ubicada sobre el eje de la pista del Aeropuerto de Córdoba; el juez dejó en claro que ello ocasionó la tragedia. Conforme el fallo, las inobservancias del jefe de la estación aérea, Hugo Eduardo Argañaraz, fueron la omisión de remover la antena y no disponer el cierre del aeropuerto.

“No actuó (Argañaraz) con la ‘diligencia’ requerida en el cuidado de la seguridad aeronáutica, y se limitó a ejercer un control superficial de las instalaciones del aeropuerto, cuando como encargado principal del mismo y su seguridad, su conducta, directiva y controles debió ser más activa en beneficio de los intereses de la Sociedad y de la Comunidad Aeronáutica Nacional e Internacional”, conducta por la cual el juez Ricardo Bustos Fierro dispuso su procesamiento por homicidio culposo por inobservancia de los reglamentos o deberes a su cargo, agravado por la pluralidad de las víctimas, en concurso real con lesiones culposas, agravadas por la pluralidad de las víctimas. La misma acusación recayó sobre el observador meteorológico Edgardo Gabriel Mazzieri.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

El fallo también le endilgó responsabilidad a quien tenía el deber de control, Hugo César Chunco, procesándolo por incumplimiento de los deberes de funcionario público.
Asimismo, y pese a que el agente fiscal solicitó el sobreseimiento de Adolfo Apesseche, como administrador de Aeropuertos Argentina 2000 SA en el Aeropuerto Internacional Córdoba Ing. Aeronáutico Ambrosio Taravella, el magistrado también lo procesó, encuadrando su accionar como homicidio culposo por inobservancia de los reglamentos o deberes a su cargo, agravado por la pluralidad de víctimas, en concurso real con lesiones culposas, agravadas por la pluralidad de víctimas, “por la omisión de ejecutar las obras para el mejoramiento de la Estación Meteorológica y/o su reinstalación”.

Artículos destacados