Imponen límites de acercamiento y contacto entre madre e hija trans

Vivirán en la misma casa pero no podrán ingresar a la habitación donde se encuentre la otra. Los progenitores también deberán ver videos de concientización sobre identidad transgénero

El juez de Bell Ville Eduardo Bruera prohibió a la madre de la joven trans de 17 años, quien había denunciado a sus progenitores por ejercer violencia familiar en su contra, que ingrese a la habitación donde se encuentra su hija, y viceversa. La resolución aclara que madre e hija vivirán en la misma casa; pero sólo están autorizadas a circular por las partes comunes de la vivienda para ingresar, egresar, utilizar el baño, con la expresa prohibición de ingresar a las dependencias del domicilio donde la otra desarrolla su vida cotidiana. En una notificación a las partes, redactada en términos de fácil comprensión, el magistrado explicó que la madre “no está excluida del hogar” sino que tanto ella como su hija deben evitar acercarse y comunicarse adentro de la casa.
En un decreto anterior, el magistrado ya había ordenado la exclusión del padre por violencia familiar (ver vínculo relacionado), pero dictó una nueva resolución porque se registraron nuevos episodios de violencia, por parte de la madre, quien todavía residía en la casa.
El juez Bruera también le ordenó a ésta que limite su permanencia en el domicilio y detalló que ella podrá estar en la vivienda de lunes a viernes, desde que finalice su jornada laboral hasta la mañana siguiente. Sin embargo, precisó que no podrá quedarse en el domicilio durante el descanso laboral del mediodía ni los fines de semana, cuando tendrá que ir a la vivienda rural donde reside el padre.
La resolución también prohíbe a las partes comunicarse, relacionarse, entrevistarse recíprocamente o desarrollar cualquier conducta similar entre ambas. Esta restricción sólo se deja sin efecto durante el período en que realicen las terapias familiares conjuntas ordenadas judicialmente, en ámbitos de salud mental.
En la notificación -como se dijo, confeccionada en un lenguaje de fácil comprensión-, el juez especificó que la exclusión del hogar del padre y las limitaciones impuestas a la madre no hace que “pierdan” derechos sobre la vivienda.
Por otro lado, ordenó a los padres de la joven trans que asistan a una serie de videos de concienciación que les ayudarán a comprender la identidad transgénero de su hija, así como la importancia del acompañamiento familiar a este proceso. Se trata de dos campañas sobre diversidad de género: una producida por la Universidad Nacional de Mar del Plata y otra desarrollada por la TV Pública sobre inclusión laboral trans.
Finalmente, el decreto fija un régimen provisional de alimentos, solventado en forma solidaria por ambos progenitores, que garantice el desarrollo integral de la joven hasta que cumpla 21 años. El dinero será entregado por medio del Juzgado de Paz. Este régimen también supone el mantenimiento del hogar familiar por parte de los progenitores.
Autos: “S., M. E. y otro – Denuncia por violencia familiar”.

Artículos destacados