Habrá veedores judiciales para controlar el escrutinio provisorio

El Gobierno defendió la empresa Smartmatic aunque no descartó “tomar medidas” por la demora en la entrega del software

La Justicia Electoral aceptó parte del planteo realizado por los apoderados del Frente de Todos y designó veedores judiciales para controlar la transparencia en el escrutinio provisorio en las elecciones del próximo domingo.
María Romilda Servini, a cargo del Juzgado Federal N°1 con competencia electoral, decidió también no tratar el amparo que había presentado el partido de Alberto Fernández para suspender el recuento provisorio.
En su resolución, la jueza dispuso poner al frente de la tarea al máximo responsable de la Dirección General de Tecnología del Consejo de la Magistratura, Juan Franchini, quien -además -podrá convocar a los «agentes que considere necesarios» para reforzar el control de la transmisión de datos y el conteo, uno de los pedidos que había formulado el Frente de Todos.
En su resolución, Servini dejó en claro que no emitirá opinión sobre la cuestión de fondo, ya que el tema «exhibe ciertas complejidades que requieren su análisis y debate».
La jueza retomó la jurisprudencia establecida por la Cámara Nacional Electoral, quien había intimado a la Dirección Nacional Electoral (DINE) a entregar «de inmediato» el software utilizado para el escrutinio. Ayer la DINE le dio ese material a la Justicia y mantuvo una reunión con los partidos políticos, pero éstos denunciaron que no les facilitaron el material solicitado sino que les exhibieron un PowerPoint.
En este contexto, Servini sostuvo que «corresponde adoptar medidas adicionales de carácter general a efectos de verificar el desarrollo de las tareas concernientes a la transmisión de datos y a la transformación de imágenes para la posterior carga en el sistema de recuento de votos».

Multas
Conocida la resolución judicial, desde el gobierno descartaron que se vaya a rescindir el contrato con la empresa venezolana Smartmatic .
El vicejefe de Gabinete y secretario de Modernización, Andrés Ibarra, defendió fuertemente el desempeño de la empresa y su solidez para llevar adelante la tarea aunque admitió que evaluará si corresponde alguna “acción” por la demora en la entrega del software electoral.
La compañía entregó al Gobierno el software denominado Smartally el miércoles cuando en realidad debía hacerlo el 12 de julio. Por ello, la gestión de Mauricio Macri se lo dio a la Cámara Nacional Electoral (CNE) con 26 días de demora.

Al respecto, Ibarra se defendió: “Nadie reclamó porque la habitualidad es que (el software) se entregue 96 horas antes”. Y destacó: “Se llevaron adelante tres pruebas y la última, muy exitosa, el 20 de julio”.
No obstante, la diputada nacional Graciela Camaño aclaró que los reclamos no fueron expresados sólo por el kirchnerismo sino también por Consenso Federal, que lleva como precandidato a presidente al economista Roberto Lavagna.
“¿La preocupación es que el proceso de testeo de la transparencia y vulnerabilidad haya sido exitoso o la formalidad de que un día determinado tiene que estar entregado el programa? Las dos cosas se van haciendo en paralelo”, señaló Ibarra y agregó: “En todo caso, analizaremos jurídicamente el no cumplimiento de la entrega, pero lo importante es tener un sistema sólido y transparente”.
Finalmente, destacó que “por primera vez en 20 años”, el escrutinio no lo llevará adelante una empresa por contratación directa. “Hicimos una licitación pública internacional. Queríamos tener las mejores condiciones y que haya competencia”, aseveró.

Artículos destacados