Extensos alegatos en el jury al fiscal Roco Colazo; el lunes habrá sentencia

Una extensa jornada sin sorpresas caracterizó ayer la audiencia de alegatos que se sustanció en la sala Regino Maders de la Legislatura Unicameral, en el marco del juicio de destitución que se sigue en contra del fiscal de Huinca Renancó, Juan Manuel Roco Colazo.
El primero en hacer uso de la palabra fue el fiscal General de la Provincia, Darío Vezzaro, quien no respondió a ninguna de las acusaciones que ha venido sosteniendo en su contra -por todos los medios de prensa y ante el propio jury- el fiscal acusado.
Precisamente, al concluir su alegato el jefe de fiscales aclaró que estaba allí en representación del Ministerio Público y que iba a “a defender la institucionalidad tanto del Ministerio Público como del Tribunal de Enjuiciamiento”.

Medidas urgentes

Al realizar un recuento de las causas que sirvieron como base fáctica para reclamar la destitución de Roco Colazo, Vezzaro acusó al fiscal de haber actuado en forma desaprensiva, apartándose de una manera “intolerable” de sus funciones.
Mención aparte fue la que mereció la “causa Dorato” (en la que estaba involucrado el hijo del fiscal). Sobre este punto, Vezzaro hizo hincapié en que las medidas procesales adoptadas no fueron “urgentes” como expresa la defensa.
“Causa estupor las directivas que dio”, explicó Vezzaro, añadiendo que “excedió los actos urgentes (..) el fiscal tomó declaraciones, fichó y prontuarió” antes de inhibirse.
“Actuó de manera clandestina y engañosa”, agregó. En este sentido recordó que en la carta que Roco Colazo envió al entonces fiscal General de la Provincia, Gustavo Vidal Lascano, solicitando su apartamiento, no expresó nada respecto de todas las medidas que ya había ordenado.

Sobre este punto, disintió el abogado Alejandro Zeverín. La defensa reiteró que las medidas procesales que constan en el expediente no fueron ordenadas por Roco Colazo, sino por la propia policía. “Mi cliente sólo se limitó a pedir que se extraiga sangre a los supuestos agresores y a imputarlos”, señaló. Zeverín fue más allá y remarcó que, aun teniendo la facultad de pedir la detención de los imputados, su cliente no lo hizo y se apartó.

Discrepancias

En otro tramo de su alegato, el jefe del Ministerio Público recordó que Roco Colazo viene siendo denunciado desde 1999 y en todas las inspecciones que le realizaron a su fiscalía se le reclamó mayor productividad. Sobre este punto, explicó que de acuerdo a las estadísticas recabadas, Roco Colazo nunca superó el 20 por ciento de causas resueltas por año.
Zeverín también se refirió a esta cuestión y calificó a esas estadísticas como “mañosas”, a la vez que reiteró que los parámetros a evaluar deben ser los que se publican en la página web del Poder Judicial. “Roco Colazo, no sólo que no empeoró su rendimiento, sino que lo mejoró”, indicó.

Por último, el defensor hizo referencia a los escasos recursos materiales con los que trabaja su defendido en la Fiscalía. “No tiene medios, acusarlo por mora en una actuación con peleas de borrachos; es una barbaridad”, precisó.
Asegurar que la causa de su cliente está “armada&rdqu

Artículos destacados