Eximen a Ceven SA de indemnizar

Al no demostrarse que el despido del dependiente fue motivado por discriminación gremial ni por haber reclamado la correcta registración de su contrato, la Justicia eximió a la firma Ceven SA de indemnizar por daño moral a un ex empleado.

El demandante fue cesanteado sin motivo luego de haber denunciado ante su gremio y éste al Departamento Provincial del Trabajo (DPT),  la existencia de irregularidades salariales.

La decisión fue tomada por el juez Alberto Calvo Correa (Sala 11ª de la Cámara del Trabajo) en el conflicto iniciado por Emiliano Zabala, quien  alegó que su despido fue parte de una política discriminatoria de la empresa, la cual se originó tras su concurrencia ante las autoridades gremiales por reclamos salariales. Asimismo, citó como otro hecho desencadenante el haber sido registrado en una fecha de ingreso posterior a la real.

A raíz de la denuncia, la organización sindical hizo una inspección y relevamiento del personal de la sucursal junto a las autoridades de inspección del DPT.

Prueba
A su turno, el magistrado plasmó que, si bien por la prueba testimonial quedó probada la inspección del Ministerio de Trabajo y que el despido del demandante  fue a los pocos días, los testigos solamente señalaron como uno de los motivos el reclamo por la falta de pago de horas extras, rubro que no integraba la pretensión del ex dependiente. Por ello, concluyó que al no haber logrado demostrar la existencia de discriminación por motivos gremiales ni la fecha de ingreso invocada, debía rechazarse el reclamo del indemnizatorio por daño moral.

Artículos destacados