España aprobó en forma definitiva nueva ley de aborto

La ley de aborto que enfrentó al gobierno del socialista José Rodríguez Zapatero con la cúpula de la Iglesia católica y al conservador Partido Popular (PP), fue aprobada ayer en forma definitiva al superar sin modificaciones su trámite en el Senado.

Así, la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) no tendrá que regresar al Congreso de Diputados y entrará en vigor cuatro meses después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

La novedad de la norma, también llamada "ley de plazos”, es que permite el aborto libre en las 14 primeras semanas de gestación y hasta la número 22 en caso de riesgo de vida o salud de la mujer o graves anomalías del feto. Pasado ese término, sólo se autoriza la interrupción del embarazo cuando se detecten problemas en el feto que "sean incompatibles con la vida” –diagnosticados por un médico- o cuando aquél padezca "una enfermedad extremadamente grave e incurable” y así lo confirme un comité clínico.

El punto que desató mayores polémicas es el referido al aborto de menores de 16 y 17 años.

Finalmente, la ley establece que las menores podrán abortar, pero que deberán informar su deseo a uno de sus padres o tutores legales, salvo si alegan "fundadamente" que esto les provocará "un conflicto grave manifestado o peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos, o se produzca una situación de desarraigo o desamparo".

Objeción de conciencia
En cuanto a la "objeción de conciencia”, otro asunto controvertido, el texto establece que "los profesionales sanitarios directamente implicados en la interrupción voluntaria del embarazo tendrán el derecho” a ejercerla, sin que el acceso y la calidad asistencial de la prestación puedan resultar menoscabadas”. La normativa precisa, además, que se trata de una "decisión individual” y que se debe manifestar anticipadamente y por escrito.

Artículos destacados