Escándalo judicial sacude desde ayer Villa Dolores

En el juicio que se lleva a cabo en los Tribunales de 6ª Circunscripción de la ciudad de Villa Dolores, en el que Aníbal Galván está acusado de matar a su concubina y su hija de cinco meses, ocurrido hace ocho años, la declaración del médico forense, actuante en el hecho, René Jerez, desató un escándalo judicial.

Jerez dijo que modificó su informe original por indicaciones del fiscal que, por ese entonces, entendía en la causa, es decir Julio Francisco Herrero, para quien la muerte de ambas mujeres se había producido por un accidente. El hecho sucedió el 12 de noviembre de 2001 en cercanías de la localidad de Los Cerrillos, del Departamento San Javier.

Según la hipótesis del actual fiscal de la causa, Galván habría aprovechado un descuido de su pareja, Andrea del Carmen Romero, y le habría asestado al menos dos golpes con un elemento contundente que le causaron la muerte. Así, cargó el cuerpo de su concubina al vehículo y lo colocó junto al de su beba. Luego, dejó caer el rodado por un barranco cercano, momento en que falleció la pequeña, para simular un accidente.

Este fue el hecho por el que el fiscal Emilio Andruet pidió la elevación a juicio de la causa, hace un año, y acusó a Galván de “doble homicidio agravado por el vínculo”.
Ayer, frente al tribunal, el médico forense se quebró y relató que cambió su informe original por el que había sugerido el fiscal Romero.

Artículos destacados