«En el mundo se le reclaman soluciones políticas al Poder Judicial»

La despolitización de los órganos de selección y acusación, el reclamo de celeridad a la Justicia, los límites de la judicialización de los conflictos políticos y el ejercicio del poder fueron algunos de los temas sobre los que se explayó el ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Eugenio Raúl Zaffaroni, durante su visita a Comercio y Justicia. El magistrado estuvo en Córdoba participando el pasado jueves y viernes de la 3ª Conferencia Nacional de Jueces.

– Por un lado, los jueces reclaman despolitizar los órganos de selección y remoción. Por el otro, hubo un mensaje hacia adentro de no ser jueces genuflexos al poder político y hasta el presidente de la Corte reconoció que para ciertos cambios tienen voluntad, pero no el poder. ¿Cómo deben construir ese poder?
– Yo soy muy foucaultiano, creo que el poder no se tiene, se ejerce. En consecuencia, si tuviésemos que traducir todo eso en términos prácticos, diría que hay que ejercer el Poder Judicial, ejercerlo directamente y ocupar el lugar. No me va a llamar la atención que los otros poderes quieran limitar el poder del Judicial si estamos en una división de poderes para que nos controlemos todos. Esos espacios de disputas se van a dar siempre, simplemente creo que lo tenemos que ejercer y para empezar lo tenemos que defender. Si hay un jury sesgado por razones políticas, coyunturales, locales, inconfesables o lo que sea, tenemos que denunciarlo.

Cuando hablamos de un jury de enjuiciamiento, en ese caso ya no estamos en juicio político sino de responsabilidad que tiene un marco jurídico y ese marco, mínimamente, tiene que respetar todas las garantías de defensa y la decisión no puede ser irracional.

– Los magistrados piden mayor agilidad para que se les resuelvan las acusaciones que reciben y no sea ese un botín de presión mientras están acusados. La sociedad les pide a ustedes la misma celeridad. ¿Cómo se compensa eso?
– Hay un problema con la celeridad de la Justicia que está vinculado a cierto problema de desapoderamiento del Estado, la pérdida de prestigio de los órganos políticos y un fenómeno mundial donde todas las demandas insatisfechas en los otros poderes se dirigen al Judicial. Esto se llama judicialización, se le reclaman soluciones políticas al Poder Judicial. De alguna manera, éste puede y debe asumir algunas y hay otras que no las debe asumir o no las puede resolver porque no tiene los elementos propios para ello y por ende, si ingenuamente las asume, ante el fracaso, éste va a caer sobre el Poder Judicial.

– Por ejemplo ¿qué tipos de casos no debe asumir?
– Determinados conflictos de carácter político. Uno tiene que decir, “mire esto es político, acá le devuelvo la pelota y resuélvalo usted y no me meta a mi en líos”.

– ¿Un ejemplo sería la judicialización de la protesta?
– Por ejemplo. (Ese) es un conflicto de carácter político, (allí hay que decir) “resuelvanlo ustedes, no me metan a mis jueces en un problema de procesar a fulanito, después hay que desprocesarlo, después hay que sacarlo. Si usted está negociando con un señor que está cortando una ruta no pretenda que yo lo procese, ¿Qué estamos haciendo? ¿Usted negocia y yo lo tengo que procesar?”. Ahora, si un señor levanta un riel de ferrocarril, hay que meterlo preso, no cabe duda. Pero si es una

Artículos destacados