En 2015 hubo 38 presos muertos y 775 torturados

Entre 2009 y el año pasado los detenidos fallecidos llegaron a 308. Más de un tercio responde a la categoría de muertes violentas. El organismo nacional realizó 240 denuncias penales el año pasado.

Según el último informe elaborado por la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN), durante el año 2015 se registraron 38 muertes de detenidos bajo custodia del Servicio Penitenciario Federal (SPF); de ellas 19 de ellas fueron violentas.

Si bien el número es relativamente inferior al registrado en 2014 -período cuando el número de muertes ascendió a 51-, sigue siendo preocupante y un fenómeno que no logra revertirse en los centros de detención de nuestro país. Si se toma en cuenta el período que va entre 2009 y 2015, el número de muertes de detenidos federales suma un total de 308, de las cuales 141 fueron violentas.

Cabe destacar que son consideradas muertes violentas, según explica la PPN, “aquellas que resultan consecuencia de un homicidio, suicidio, accidente, o la causa que la ha provocado resulta dudosa de determinar, pero siempre traumática”.

En cambio se clasifican como muertes no violentas las que se producen “por enfermedad, son súbitas o cuya causa aún resulta dudoso determinar, pero siempre no traumática”.

Las diez cárceles con más muertes violentas entre 2009 y 2014 se ubican casi todas en Buenos Aires.

Malos tratos
El documento -al que accedió Comercio y Justicia-, que publica todos los años la PPN, también revela que al 31 de diciembre de 2015 se habían detectado e investigado 775 casos de tortura y malos tratos cometidos contra detenidos bajo custodia del SPF u otras fuerzas de seguridad nacionales y provinciales. Al igual que lo que ocurre con la muerte de los detenidos, los casos de este tipo siguen siendo una constante, manteniéndose prácticamente sin variación. En 2014, la cifra alcanzó su pico máximo: 823 casos de torturas.

El informe subraya que, al contar con el consentimiento expreso de sus víctimas, la PPN radicó el año pasado 240 denuncias penales contra miembros de las fuerzas de seguridad que participaron de las torturas contra los detenidos.

Cabe destacar que la cantidad de personas presas en cárceles argentinas ha ido aumentando en los últimos años. Organismos de Derechos Humanos denunciaron en reiteradas oportunidades que esto produce condiciones de hacinamiento en los penales.

En Argentina hay más de 250 cárceles. La tasa de encarcelamiento en el país pasó de 91 personas detenidas cada 100.000 habitantes en 1997, a 161,8 en 2014. El último dato muestra que al 26 de febrero de este año sumaban 10.301 los presos en Argentina.

Artículos destacados